viernes , 14 de diciembre, 2018

Nota de opinión: Un paso Adelante: NI UNA MENOS, por Olga Rista

Por Olga Rista, legisladora provincial por UCR. 

Una de las nociones que necesitamos comprender y asimilar como sociedad es que cuando hablamos de violencia de género, ya sea psicológica, física, institucional, económica, obstétrica o simbólica, estamos hablando una violación a los Derechos Humanos.

No se trata de una lucha de las mujeres, o de un sector político, o de un sector de la sociedad. Es un gravísimo problema que nos involucra a todos como ciudadanos y como seres humanos. Existen señales en nuestro país de que estamos empezando a comprender esto, tales como las marchas que se realizan bajo la consigna “Ni Una Menos”, que son importantes y valiosas ya que demuestran el compromiso de la gente y visibilizan un tema que ha sido silenciado durante demasiado tiempo.

Pero a la vez, hay alertas que no podemos perder de vista sobre el larguísimo camino que falta recorrer para que llegue el día en que todos hagamos nuestra esta bandera.

Es una contradicción que ocurre todos los días, se avanza en la temática pero falta compromiso, falta información, falta conciencia. Para dar un ejemplo, en la Legislatura de la Provincia de Córdoba fue constituida este año finalmente una Comisión de Equidad y Lucha contra la Violencia de Género. Fue algo muy esperado y celebrado, y sin duda fue un paso adelante.

Pero al mismo tiempo, el oficialismo se niega a aprobar la Ley para declarar la Emergencia en Violencia de Género. Esta Ley significaría un aumento considerable en los recursos destinados a amparar a las mujeres en situación vulnerable con la creación de refugios que puedan contener y ayudar a salir de sus casas a quienes no tienen recursos económicos para irse. Significaría agilizar los procesos judiciales para proteger de manera inmediata y eficiente a las mujeres víctimas de violencia. Significaría reconocer, de una vez por todas, la real gravedad del problema. Pero no, no es aprobada y damos otro paso atrás.

Lo mismo ocurre en los medios de comunicación, por ejemplo. Uno ve titulares sobre las marchas, condenas a los femicidios y demás. Pero justo al lado, anuncios y titulares que tratan a las mujeres como objetos, que las ridiculizan o estigmatizan. Estemos atentos. La violencia no es sólo el femicidio. Este aberrante acto es la culminación de una cultura de la violencia machista que se construye en todos los ámbitos, y a la que todos podemos contrarrestar a través de la reflexión y la certeza de que la igualdad y el respeto son innegociables.

Las largas luchas para dejar atrás creencias culturales segregatorias y primitivas como el machismo, el racismo y la xenofobia son luchas que al avanzar nos alejan de la barbarie y nos acercan cada vez más al ideal de una sociedad justa, pluralista y democrática. Ojalá podamos dar todos juntos el paso adelante que necesitamos para ser una sociedad mejor donde todos podamos decir, ya no como un deseo sino como una realidad, NI UNA MENOS. Desde mi lugar, todos mis esfuerzos irán a que así sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *