martes , 17 de septiembre, 2019

Nota de opinión: Ente Autárquico: Un ruido innecesario, por Esteban Dómina

Por Esteban Dómina, concejal electo por Unión por Córdoba.

No se trata de una cuestión de pura legalidad (que podría discutirse), sino de mérito, oportunidad y conveniencia, como suelen expresar los letrados en sus dictámenes. Desde esa perspectiva, la creación del Ente autárquico ESyOP resulta innecesaria, aun para los fines que, finalmente, quedaron plasmados en el texto de la ordenanza aprobada por el bloque oficialista en el Concejo Deliberante.

Dicha ordenanza establece que dicho Ente tendrá como misión prestar el Servicio de Higiene Urbana de forma parcial o total, el mantenimiento del espacio público y la realización de obras con financiamiento de otras jurisdicciones. Está claro que esas funciones pueden ser prestadas por la estructura orgánica del Municipio como hasta el presente, por cuanto son funciones propias del mismo, sin necesidad de duplicar estructuras y aumentar la burocracia existente.

Queda claro entonces que la finalidad oculta es disimular el fracaso de la licitación fallida del servicio de Higiene Urbana que debió haberse declarada desierta hace rato.

Con relación al supuesto ahorro impositivo esgrimido como principal fundamento por el oficialismo, si es así, “se les escapó la tortuga”, pues cuatro años después descubrieron que la prestación directa de los servicios, entre ellos el de Higiene Urbana que se delegó en Lusa Y COTRECO, obvia el pago del I.V.A., una cifra estimada en 1.000 millones de pesos a plata de hoy (20 millones durante 48 meses) que el Municipio se podría haber ahorrado.

En cuanto a que el Ente reportaría una supuesta mayor celeridad para determinados trámites y contrataciones, se trata de otra falacia, ya que la mayor agilidad y una mejor atención al vecino deben lograrse mejorando la calidad de la administración y los tiempos de gestión, no creando estructuras paralelas que significan mayor gasto.

Ese gasto adicional deviene de la peligrosa ventana que se abre para tercerizaciones o contrataciones innecesarias y, sobre todo, para aumentar la planta política o disfrazar nuevas designaciones: de arranque, tres directores con rango de secretario y subsecretario, más todas las contrataciones y designaciones que vendrán de la mano de las funciones que recaigan en el Ente.

Con respecto a los controles, otro aspecto crucial, si bien el Ente puede ser supervisado por el Municipio, dada su particular naturaleza jurídica, los controles son de menor rango a los ordinarios, empezando por una intervención acotada del Tribunal de Cuentas. En esa línea, la auditoría externa privada que se plantea para suplir esta debilidad es inconsistente para un ente estatal. En una palabra, mayor discrecionalidad y menor transparencia.

De los motivos sucintamente expuestos se desprende que la creación de un ente a todas luces innecesario para delegar funciones que le son propias al Municipio obra como peligroso antecedente de cara al  futuro.

Un comentario

  1. El problema que tiene la municipalidad es su personal y especialmente el sindicato que se creen dueños del municipio, Daniele debería estar preso y la municipalidad bebería hacer una limpieza de empleados basura que cobran fortunas por atender mal a la gente y no cumplir sus funciones!! que estos mafiosos del sindicato no se crean dueños del municipio porque no lo son!! espero que algún día llegue un intendente que limpie la municipalidad por dentro!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *