martes , 17 de septiembre, 2019

Para la Vicegobernadora Alicia Pregno no siempre estar arriba, es mejor….

Después de las asunciones, las ubicaciones de las oficinas y la búsqueda de secretarios, comienza otro problema para los flamantes funcionarios y legisladores.
La eterna búsqueda de un lugar apto para vivir que posea todas las comodidades, que en algunos casos, requiere más que paciencia.

Es el caso de la vicegobernadora, Alicia Pregno, mujer del sur del sur, quien llegó con sus maletas a la ciudad capital y no fue muy exigente a la hora de pedir.

Recordemos que su desarraigo es pagado por el Poder Legislativo Provincial, y a la hora de pagar no son muchos los que tienen en cuenta los montos, sino que pagan lo que venga.
Cuando se le pregunto qué quería, la mujer compañera de fórmula de De la Sota dijo: “que sea cerca del centro y si es posible en un piso bajo”, teniendo en cuenta que ella viene de una ciudad chica, donde los edificios no abundan, y con buena disposición de comercios y deliverys.
De tanto buscar y buscar, los asesores encontraron un piso muy bonito en Obispo Salguero 850, 3 dormitorios, 2 baños, cocina grande,
living grande y comedor separado. En el techo un SUM con piscina y quincho. Entrada de categoría, ascensores de aluminio y todas las comodidades que los agentes inmobiliarios ofrecen a la hora de querer cerrar una operación. El alquiler ronda los 5 mil pesos, que es lo que se paga en promedio por departamento en ese lujoso edificio del Barrio de Nueva Córdoba.
Los 50 billetes de Roca incluyen las expensas y alquiler propiamente dicho.
La cuestión, es que los muchachos olvidaron un detalle: Es en el piso 12, muy alto para las apetencias de ella, que había pedido uno bajo. No se puede volver atrás, ya esta amoblado y la cama y mesa no bajan más, dijo un empleado de la Legislatura quien fue testigo de la mudanza.
La vista al parque, al Museo de Ciencias Naturales, al faro y Archivo, al Parque de las Tejas y muchas bellezas que rondan la zona es inmejorable, pero no se disfrutan porque cuentan que la contadora ni se acerca a la ventana.