jueves , 12 de diciembre, 2019

Negaron la excarcelación a Rafael Sosa y a otros 4 policías

Ahora los cinco ex agentes de Lucha contra el Narcotráfico seguirán detenidos en el marco de la investigación por el caso de los narcopolicías de la Provincia de Córdoba.

La Sala A de la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba denegó este mediodía la excarcelación al exjefe de Drogas Peligrosas, Rafael Sosa, quién ahora continuará en prisión, en el marco de la investigación por la supuesta complicidad entre policías de la Provincia de Córdoba y narcotraficantes.

Asimismo, la justicia federal también rechazó liberar a Gastón Bustos, oficial de la brigada Drogas Peligrosas de Mina Clavero acusado de cambiar droga por alfalfa, quien se suma a los otros tres agentes que deberán seguir detenidos.

Previamente, el juez federal Ricardo Bustos Fierro negó el pedido de excarcelación del comisario Alfredo Saine, el oficial Franco Argüello y el suboficial Fabián Peralta Dátoli, detenidos en la misma causa, por orden del fiscal federal Enrique Senestrari.

En la resolución, el magistrado consideró que “existen una serie de circunstancias para denegar el beneficio excarcelatorio”. Entre ellas, señaló que aún no se ha desestimado la existencia del denominado “riesgo procesal”.

“Existe presunción cierta de riesgo procesal, sea por peligro de fuga o de entorpecimiento de la investigación, que autorizan de manera cautelar tener detenido a los prevenidos respetando el principio de inocencia”, fundamentó Bustos Fierro.

Asimismo, el magistrado destacó la trascendencia de la causa y el rol de los acusados.

“Es una investigación de amplia trascendencia ya que se encuentra en juego laverosimilitud de la Dirección General de Lucha contra el Narcotráfico, en la cual éstas personas formaban parte de dicha Delegación ostentando en el caso particular de Alfredo Seine la jerarquía de Comisario, faltando todavía una innumerable cantidad de medidas instructorias que tomar, a los fines de alcanzar la verdad real”, apunta el texto.

“Asimismo, considero que por la condición de funcionarios públicos de la que gozaban los encartados, genera indicios objetivos en cuanto al riesgo de amenaza o influencia que el nombrado podría tener sobre testigos estando el mismo en libertad, lo que llevaría a entorpecer la investigación penal en curso. Que los imputados carezcan de antecedentes, tengan domicilio fijo y empleo estable no son circunstancias, en esta causa en particular, que logren desvirtuar la presunción de peligrosidad procesal”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *