martes , 16 de julio, 2019

Nación frenó proyecto del gasoducto

Los gasoductos troncales, la obra más ambiciosa del Gobierno provincial, con un presupuesto financiado de 375 millones de dólares, corre serio riesgo de perder el financiamiento de un banco brasileño por la disputa política con la Nación.

En miércoles pasado, el presidente del Banco Nación, Juan Carlos Fábrega, envió una nota a la Provincia en la que dice que, si bien se mantuvieron los montos “globales” de la operación, como se modificaron algunas cláusulas del contrato todo el trámite administrativo para el financiamiento de los gasoductos por parte del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (Bndes) debe reiniciarse en el Ministerio del Economía y el Banco Central.

Para los principales funcionarios delasotistas, esta comunicación del Banco Nación significa “volver al primer casillero” del engorroso trámite administrativo que llevó más de dos años de negociaciones.

El Banco Nación era la entidad que tenía que firmar el último aval para que el banco brasileño hiciera el primer desembolso de 71 millones de dólares para comenzar la obra, que ya lleva dos años de demora.

El jefe de Gabinete, Oscar González, lamentó esta nueva instancia que plantean desde el Gobierno nacional. “Es evidente que la Nación pondrá todos los obstáculos posibles para perjudicar a los cordobeses, no a un gobernador. En esta obra, esencial para el desarrollo del interior, la Nación no aportaba un peso. El 80 por ciento lo financia el banco brasileño y el resto la Provincia. Sin embargo, ahora nos encontramos en este callejón sin salida”.

El funcionario delasotista fue muy pesimista sobre el futuro de este proyecto, que en 2010 lanzó el entonces gobernador Juan Schiaretti.

“Es muy preocupante esta situación que nos plantea ahora el Banco Nación. Sólo faltaba una firma para comenzar la obra, pero ahora tenemos que volver todo para atrás y retomar la negociación con el Ministerio de Economía y el Banco Central. Está claro que hay una decisión del Gobierno nacional de paralizar este proyecto, que además afecta a un banco y a una empresa brasileña que se iba a hacer cargo de la obra”, razonó González.

El 6 de enero pasado, el gobernador José Manuel de la Sota envió una carta al presidente del Banco Nación en la que solicitaba que se agilizara el trámite administrativo. En la misiva, el mandatario advertía que en caso de no cumplirse con este proceso, corría riesgo el financiamiento del banco brasileño.

El pedido del gobernador tuvo la respuesta menos esperada en el Centro Cívico. El titular del Banco Nación comunicó que ahora debían reiniciarse los trámites con el Ministerio de Economía y el Banco Central.

Se sabe del enfrentamiento que existe entre la administración delasotista y el ministro Hernán Lorenzino, entre otros temas por el reclamo de Córdoba por la deuda de los fondos previsionales y, en último término, la controversia por la tasa vial a los combustibles. Los dos temas están en la Corte Suprema de Justicia.

Relaciones bilaterales. En el delasotismo, existía una gran preocupación por la demora del trámite para destrabar los fondos para los gasoductos.

En noviembre pasado, en ocasión de concurrir a una convención de empresarios brasileños en San Pablo, De la Sota advirtió sobre los riesgos que corría este proyecto.

En aquel momento, el gobernador ya decía que la demora del Banco Nación tenía un “contenido político” y que podría afectar la relación bilateral con Brasil.

“En el intento de perjudicar nuestra gestión, están poniendo en riesgo la relación con el principal socio económico del país. Esta obra es financiada por un banco brasileño y los trabajos estarán a cargo de una unión transitoria de empresas que conformó un grupo brasileño”, afirmó De la Sota entre empresarios del vecino país, quienes no podían creer que las diferencias políticas pudieran paralizar una obra tan ambiciosa.

Los gasoductos troncales, que abarcan cinco nodos en distintos puntos de la provincia (sistemas Centro, Este, Norte, ruta 2 y Sur), son claves para empezar a revertir los costos en la matriz energética sobre la que se asientan la producción industrial y el consumo domiciliario.

Una obra clave para media provincia

Qué son. Los gasoductos troncales son redes maestras para la distribución de gas natural. Son necesarios para abastecer a gran parte de la población que hoy depende de garrafas. Casi la mitad de los habitantes de la provincia está en esa situación.

La obra prevista. Abarca cinco nodos en distintos puntos de la provincia (sistemas Centro, Este, Norte, Ruta 2 y Sur). Después, se necesitarán los tendidos de conexión en cada localidad.

Financiamiento. El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil otorgó un crédito de 375 millones de dólares, equivalente al 80 por ciento del costo de los gasoductos. La Provincia debía aportar el 20 por ciento restante. Por la falta de un aval del Banco Nación, el crédito nunca se efectivizó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *