miércoles , 23 de octubre, 2019

Miles de indígenas llegan al centro militarizado de Quito

Desde el lunes, los manifestantes comenzaron a llegar por miles a la ciudad capital, en respuesta al llamado de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE).

En medio de la vuelta del presidente de Ecuador, Lenín Moreno, a la capital y una nube espesa de gases lacrimógenos que inundaba las angostas calles que rodean el centro histórico, decenas de miles de indígenas, trabajadores y estudiantes profundizaron sus protestas y marcharon hasta las cercanías del militarizado palacio presidencial.

El objetivo era llegar al Palacio de Carondelet, pero el edificio estaba completamente rodeado y resguardado por fuerzas de seguridad. Sin embargo y pese a los esfuerzos de la Policía de frenar sus avances, una marea de manifestantes se instaló a solo cuatro cuadras hacia el Norte, en la Plaza del Teatro.

La marcha de los indígenas, en tanto, culminó en la Plaza de Santo Domingo, también a cuatro cuadras, pero hacia el Sur.

Desde el lunes, los manifestantes comenzaron a llegar por miles a Quito siguiendo un llamado de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie) para luchar contra la suspensión de los subsidios al combustible, una medida enmarcada en un plan de ajuste vinculado con un crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En paralelo, los principales sindicatos del país convocaron a un paro nacional y se sumaron a las protestas.

Con algunas rutas cortadas, sin transporte urbano y con la capital prácticamente tomada y llena de barricadas, el gobierno no pudo retomar las clases, como había prometido, lo que sumó a la sensación de parálisis en una buena parte del país.

En este difícil contexto, el presidente intentó recuperar el control de la capital y volvió ayer a Quito, aunque su gobierno no informó su paradero exacto por razones de seguridad.
Moreno había abandonado Quito el lunes a la noche y se había instalado en la ciudad de Guayaquil, el corazón económico del país y tradicional bastión de la centroderecha.

Desde allí y mientras la masiva columna de indígenas cruzaba Quito y se acercaba al militarizado centro histórico, prometió mantener su política económica y, principalmente, la suspensión de los subsidios al combustible y acusó al ex presidente Rafael Correa de estar detrás de todas las protestas.

Por su parte, el ex presidente ecuatoriano Rafael Correa urgió al actual mandatario a convocar elecciones anticipadas ante las protestas ciudadanas contra sus medidas económicas, y se ofreció a ser candidato, pese a que cree que no lo “dejarán” participar.

“Si es necesario que sea candidato, lo seré. A mí me inhabilitaron entre comillas para ser presidente porque todo fue ilegal, todo fue inconstitucional, pero de vicepresidente para abajo, yo no tengo ningún problema para participar”, indicó en una rueda de prensa en el Parlamento Europeo, reprodujo la agencia de noticias EFE.

(Fuente: Telam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *