miércoles , 21 de agosto, 2019

Mestre negocia por el Transporte por fallo de la Corte Suprema

La Municipalidad de Córdoba buscará acotar el margen de acción de las empresas Coniferal y Ciudad de Córdoba tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia que avaló un reclamo de las prestatarias por diferencias en el valor del boleto generadas en 2004 y que a la fecha “supera los 150 millones de pesos”, según las compañías.
En ese marco, según pudo conocer Comercio y Justicia, el municipio presionará a las empresas para lograr un acuerdo a plazo por medio del pago con Títulos de Consolidación Municipal (TCM) y con quita en los montos como única forma de permitir que ambas empresas puedan continuar como prestatarias del sistema a futuro, en caso de resultar adjudicatarias en el actual proceso licitatorio en marcha.
Ambas partes admiten como “muy probable” que tanto Coniferal como Ciudad de Córdoba se adjudiquen al menos los corredores que actualmente prestan, entre los cuatro que aparecen abiertos a licitación.
De hecho, los pliegos de licitación hacen referencia a un puntaje extra para quienes actualmente se encuentren prestando servicios, beneficio que rige sólo para los corredores en los que se desempeñan. Con todo, los pliegos también hablan de los casos en los que los oferentes mantengan juicios con la comuna.
En ese marco, no están impedidos de participar del proceso los oferentes con demandas abiertas contra la comuna. No obstante, esa posibilidad queda vedada en caso de que el oferente resulte adjudicatario y al momento de la firma del contrato. Es decir, si alguna empresa adjudicataria mantiene demandas contra el municipio, no podrá suscribir el correspondiente vínculo contractual, paso previo al inicio de la concesión.
Las empresas aseguran que, tras el fallo de la Corte, no hay juicio pendiente y en todo caso sólo hay un monto por cobrar. Pero la Municipalidad no tiene la misma interpretación. “El fallo resultó adverso pero hay trámites administrativos pendientes que tienen que ver con la ejecución de la sentencia”, recordaron.
En ese sentido, fuentes del Palacio 6 de Julio consultadas por este medio admitieron que, tras la sentencia contraria, la comuna tiene “herramientas” para lograr un “buen acuerdo” dentro de lo complicado que resulta negociar con un fallo de la Corte por detrás.
Aunque nadie lo confirmó, las fuentes consultadas dejaron trascender que, en última instancia, el municipio podría presionar a Coniferal y Ciudad de Córdoba para que acuerden, caso contrario las concesiones terminarán en cabeza de Ersa y Autobuses Santa Fe, las otras dos empresas que se presentaron en la licitación.
Con todo, las partes confían en llegar a un acuerdo. Las empresas en conflicto pretenden continuar en el negocio y el municipio también avala implícitamente su interés en que mantengan sus zonas, con el know how que ya adquirieron en los últimos 10 años. De todas formas, las expectativas no siempre se condicen con la realidad.
En ese contexto, el municipio buscará acotar el margen de maniobra de las empresas y con la continuidad en el sistema como elemento de presión, buscará que las firmas acepten una fuerte quita en los montos reclamados y el pago con Títulos de Consolidación Municipal.
Por lo pronto, la comuna no avala los montos que surgen del reclamo. El valor que se acuerde sufriría una fuerte reducción y el monto resultante se pagaría con Títulos Clase C.
Se trata de los bonos de más largo plazo que el municipio otorgará a aquellos acreedores que consoliden deudas anteriores al 10 de diciembre de 2011, entre ellos los acreedores derivados de demandas judiciales.
Según el prospecto oficial, el título Clase C “devengará una tasa nominal anual resultante del promedio simple de tasas de interés para depósitos a plazo fijo de más de un millón de pesos -Badlar promedio bancos privados- calculado considerando tasas publicadas por el BCRA desde 10 días hábiles antes del inicio de cada cupón y hasta 10 días hábiles antes del vencimiento de cada cupón menos un margen de 300 puntos básicos, con una tasa mínima del nueve por ciento (TNA 9%) y una tasa máxima del quince por ciento (TNA 15%) nominal anual”.
La tasa se devengará a partir del 1 de abril de 2012. Los intereses devengados entre abril de ese año y el 15 de noviembre de serán incorporados en su totalidad al capital, para su futura amortización. A partir del 15 de noviembre, de los intereses que sean devengados, una parte será incorporada al capital y la otra será pagada de forma trimestral según un esquema gradual hasta 2016.
Desde ese año y hasta el 15 de noviembre de 2019, se pagará ciento por ciento de los intereses. La cancelación de los intereses será trimestral con un primer pago el 15 de febrero de 2014 y un último el 15 de noviembre de 2019.
Por su parte, el capital será amortizado en cuatro cuotas semestrales, iguales y consecutivas el 15 de mayo de 2018, el 15 de noviembre del mismo año, el 15 de mayo de 2019 y el 15 de noviembre de ese año.
Además de esas características, el título Clase C incluirá un Cupón por Incremento de la Recaudación. Fuente Comercio y Justicia

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *