martes , 18 de diciembre, 2018

Máximo Kirchner advirtió sobre sectores que “quieren que Cristina termine mal”

El hijo de la presidenta opinó que “si uno pretende que la sociedad cambie desde el desánimo, no cambiará más” y destacó el apoyo de la juventud a la mandataria.

El hijo de la Presidenta y líder de La Cámpora, Máximo Kirchner, afirmó que “lo preocupante” del país hoy es que “los poderes de siempre” quieren que la presidenta “termine mal y no tienen nada mejor que ofrecer”.

“En este país hay muchos jóvenes trabajando seriamente por otra cosa. Hay que alentar esas acciones. Si uno pretende que la sociedad cambie desde el desánimo, no cambia más. Por eso siembran desánimo”, dijo en relación al discurso de los medios de comunicación.

Asimismo, Máximo aseguró que el hecho de que el proyecto político encabezado por la jefa de Estado “haya generado prole”, les crea “un problema” a esos poderes porque le da al oficialismo la posibilidad de “una continuidad en el tiempo”.

“Ellos tienen la necesidad, para llevar adelante las políticas económicas que les interesan, de que este proyecto político termine mal. Si uno repasa la historia argentina, a esos intereses siempre la violencia les sirvió para confundir y terminar imponiéndose. La violencia es una herramienta útil para ellos. ¿A quién termina beneficiando una y otra vez la violencia social o política? A los sectores más concentrados de la economía”, opinó.

En otro orden, el dirigente consideró que “no sabemos qué expresión electoral tendremos, pero estará bien lo que resulte. Nuestro trabajo es a largo plazo. Nosotros abrimos. Hoy parece que el peronismo es lo que lo abarca todo, pero hay que ver qué piensan los pibes, si se sienten tan representados de esa manera como para decir que son peronistas y ya está. Lo que se escucha es Cristina. Los veo muy de ir con lo propio. Están muy decididos”, aseveró Kirchner.

En el marco de una nota publicada hoy por el diario Página/12, sobre fragmentos de diálogos que la periodista Sandra Russo mantuvo con el hijo de Cristina y Kirhcner, incluidos en el libro “Fuerza propia. La Cámpora por dentro”, el líder de La Cámpora aseguró que la agrupación política “no es ni dogmática ni pragmática en exceso. Esa permeabilidad nos permite seguir ampliando bases. Hay políticas fuertes, como la de derechos humanos, o el desendeudamiento, que son esenciales, constitutivas, como la conducción de Cristina”.

“Nosotros a los pibes no les vamos a decir que no se puede. Los pibes ya se despertaron. Esa porción de la Argentina, después de 2015, va a seguir exigiendo”, planteó.

En ese marco, sostuvo que “el eje de ataque de algunos medios fue la juventud que hace política” y, tras indicar que La Cámpora está dispuesta a “discutir todo lo que sea y lo que haga falta”, pidió que no se ataque “cerrilmente” a la militancia juvenil “mientras obvian otras cosas muy graves que pasan alrededor del tema de los jóvenes, por acción u omisión”.

En otro orden, Máximo Kirchner consideró que “el principal derrotado en las elecciones del año pasado fue el odio” y señaló que, “en líneas generales, en todo el país lo que fue furiosamente antikirchnerista no cuajó”.

Por otra parte, afirmó que Cristina “jamás planteó su reelección” y explicó que, cuando se habla de “llevar adelante un proyecto político en el tiempo, ellos permanentemente lo confunden con los tiempos institucionales”.

“Cristina conduce un proyecto político y ha generado prole, lo cual a esos poderes de siempre les crea un problema. O sea: que haya generado prole le da la posibilidad de una continuidad en el tiempo, y es eso lo que nunca había pasado y a lo que se oponen férreamente. Eso le da una identidad que va más allá de su persona como candidata”, aseveró el dirigente de La Cámpora.

En este sentido, destacó que esa “identidad” lograda “no a través de palabras sino de hechos y de gestión, es lo que atacan brutalmente cuando atacan a La Cámpora o a las otras organizaciones políticas que acompañan este proyecto”.

“Ellos tienen la necesidad, para llevar adelante las políticas económicas que les interesan, de que este proyecto político termine mal”, señaló Máximo Kirchner, quien entendió que “lo preocupante de este país hoy” es que “quieren que Cristina termine mal y no tienen nada mejor para ofrecer”.

“Nosotros creemos que, si perdemos porque aparece algo que nos supera y nos mejora en términos de un proyecto que incluya y que beneficie a la enorme mayoría de los argentinos, bancamos, está bien. Pero no es eso lo que pasa”, remarcó.

Por otro lado, Kirchner afirmó que “Cristina es el último dique de contención que hay hoy en la política argentina contra los intereses que hicieron de la Argentina un país invivible y que tuvo su corolario final en 2001” y señaló que “hoy no hay ningún otro dirigente político que exprese esa contención porque para ganar espacio han transado con esos intereses”.

En este marco, Máximo sostuvo que “muchos de los políticos que hoy critican desde la televisión no te pisan un solo barrio”, y llamó a convencer a la ciudadanía “trabajando en el territorio, con capacidad de gestión”, y “no desde la tele”.

“Si hoy reaparecen personajes que se dedicaron a ajustar y durante un largo tiempo tuvieron que mantenerse en la sombra es porque hubo un tipo que entre 2003 y 2007 se dedicó a laburarse todo, y porque Cristina desde 2007 se entregó en cuerpo y alma a cumplir con sus responsabilidades para construir un país más justo que el que teníamos el 25 de mayo de 2003, cuando nadie daba nada ni por Néstor ni por el país”, aseveró.

Respecto al diputado nacional y líder del Frente Renovador, Sergio Massa, dijo que es “confuso” porque “estuvo dentro del proyecto, fue fronterizo y en el 2011 apoyó a Cristina muy contento”.

En este sentido, consideró que en cómo le fue en las elecciones legislativas de octubre último al Frente Renovador “pesó la asociación que hizo mucha gente entre su figura y las políticas de inclusión jubilatoria que llevó adelante este gobierno”.

“Massa fue un administrador de los recursos que se obtuvieron gracias a consensos que costó mucho lograr, y no fue él el que los logró. Empezó su campaña diciendo que había que preservar lo que estaba bien y cambiar lo que estaba mal, de modo que los beneficiarios de la asignación, por ejemplo, no se sintieron amenazados”, evaluó Máximo.

“Los poderes de siempre buscaron que los representara alguien más tamizado que los candidatos puramente odiadores, y Massa se deja usar en ese sentido”, aunque “va a tener que cuidarse, porque cuando te usan esos sectores, si no respondés fielmente a lo que te piden, de la misma manera que te impulsan te desechan”, advirtió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *