martes , 17 de septiembre, 2019
Lanatta- Schillaci

Martín Lanatta y Víctor Schillaci se negaron a declarar

La abogada defensora explicó que “vamos a esperar a analizar bien la causa porque todavía no pudimos obtener copia”. Se conoció un audio de una comunicación telefónica entre un jefe policial y el empresario Melnyk, detenido sospechado de ser cómplice de la fuga.

Los condenados por el triple crimen de General Rodríguez, Martín Lanatta y Víctor Schillaci, se negaron ayer a declarar en el marco de la investigación por la fuga del 27 de diciembre último y que duró hasta el lunes pasado,cuando fueron recapturados en Santa Fe.

El fiscal general de Azul, Cristian Citterio, quien investiga la fuga de la cárcel, y su colega de Coronel Brandsen, Mariano Sibuet, a cargo de la causa por el ataque a los policías Fernando Pengsawath (23) y Lucrecia Yudati (33), sedirigieron hasta el penal para tomar declaración a los acusados.

Al repsecto, la abogada defensora María Elizabeth Gasaro aseguró que los Lanatta y Schillaci “se negaron a declarar” ante el fiscal Sibuet, quien los indagó por el delito de “doble tentativa de homicidio” y ante fiscal Citterio por la fuga de la cárcel, por la cual ya se había negado Martín Lanatta.

“Se negaron a declarar, vamos a esperar a analizar bien la causa porque todavía no pudimos obtener copia y como la causa está en plena instrucción siempre hay pruebas que se aportan todos los días”, explicó a la prensa la defensora.

Según la letrada, el equipo de abogados del estudio Yrimia y Asociados que representa a los condenados quiere “tener vista la totalidad de la causa para que los chicos declaren en ambas“.

Por su parte, otro de los defensores, Humberto Próspero, recordó que solicitaron que “las causas se unifiquen en el fuero federal para que quede todo en su lugar”.

Les aconsejamos a ellos que no declaren porque la defensa no puede chequear la infinidad de pruebas que se van acumulando en el día a día”, señaló a la vez que afirmó que “puede ser una posibilidad muy cierta que ellos se escaparon porque tenían miedo de que los mataran”.

Por su parte, el procurador del Servicio Penitenciario Federal (SPF), Francisco Mugnolo indicó que los hermanos Martín (42) y Cristian (44) Lanatta y Schillaci (35) se encuentran en “condiciones óptimas” de alojamiento en la cárcel de Ezeiza y en pabellones distintos y agregó que “están muy bien, están separados, en los calabozos de seguridad, no tienen ningún problema”.

El procurador aseguró que los tres condenados pidieron “cosas que pide cualquier persona cuando entra en una cárcel, como la comunicación con la familia, el deseo de que prontamente salgan de esa situación de aislamiento” y agregó que ya recibieron visitas de sus parientes.

Por otra parte, ayer se conoció el audio de una comunicación telefónica entre un jefe policial, Leonardo Julián, y el empresario Marcelo “El Faraón” Melnyk (35), detenido por encubrir la evasión y confirmó los vínculos entre algunos miembros de la fuerza con el círculo íntimo de los fugitivos, tal como lo denunció el ministro de Seguridad provincial Cristian Ritondo.

Por este motivo, Ritondo decidió separar de su y que Asuntos Internos le inicie una investigación interna al comisario que estaba a cargo de la Jefatura Distrital Almirante Brown cuando llamó desde un teléfono fijo de esa repartición al celular de Melnyk.

En esa comunicación, Julián le dijo al empresario que ahora iba a tener “banca” en su jurisdicción y lo invitó a que pasara a visitarlo, a lo que Melnyk le advirtió que los teléfonos podían estar “pinchados” y que iba ir a verlo la semana siguiente.

En esa charla, el jefe policial le aclaró que ya no estaba en la comisaría de Ezpeleta, dependiente de la Departamental Quilmes, con jurisdicción en la zona donde Melnyk reside y trabaja, y también en la quinta de Florencio Varela donde se cree que ayudó a los evadidos horas después de la fuga.

En ese marco, “El Faraón” fue detenido el 30 de diciembre y el 3 de enero el Ministerio de Seguridad bonaerense decidió remover a la cúpula de la Coordinación Departamental de Investigaciones (CDI) Quilmes ante la sospecha de connivencia con los fugitivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *