domingo , 22 de septiembre, 2019

Macri dijo que no vetar la ley contra los tarifazos implicaba la suspensión de pensiones y obras

El presidente defendió el veto de la norma sancionada por el Senado y explicó que la norma significaba una pérdida de $110 mil millones. Aseguró que “los argentinos no quieren volver hacia atrás” y confirmó que el acuerdo con el FMI se concretará en los próximos días.

El presidente Mauricio Macri defendió ayer el veto a la ley contra los tarifazos sancionada por el Senado al afirmar que la norma implicaba la suspensión de pensiones y obras.

En una conferencia de prensa que brindó en la localidad salteña de Cachi, el mandatario dijo que el veto “era ya una cosa anunciada, como dijo la doctora Carrió anoche. Esta ley ya nació sin ningún tipo de viso de continuar, porque no está financiada y los que la han votado no han dicho de dónde salen los recursos”, advirtió.

Señaló que la norma involucra una suma de “más de 110 mil millones de pesos, que es una cifra incalculable”, lo cual “significaría suspender la AUH el resto del año, las pensiones por discapacidad, las jubilaciones, o suspender todas las obras que tenemos por todo el país”.

“No se le puede mentir a la gente, así tan irresponsablemente. Yo soy el primero que, si pudiese no aumentar las tarifas, no las aumentaría. A qué presidente le puede gustar tener que darle la mala noticia, generar la incomodidad, el desafío adicional de tener que pagar las tarifas”, agregó.

“Además, no fue una ley federal, porque estamos haciendo algo que también era un reclamo para una Argentina más justa, más equitativa, que todos los argentinos paguemos las mismas tarifas. Buenos Aires y el Gran Buenos Aires venían con una tarifa mucho menor”, apuntó.

Macri previno que si esta ley entrara en vigencia volvería a “crear esa inequidad” entre el resto de las provincias y el Area Metropolitana y “eso no está bien”.

En ese sentido recordó que desde el Gobierno nacional “queremos que en forma gradual, porque nos hemos comprometido a hacerlo año a año, no haya subsidios cruzados desde el interior de la Argentina hacia la Capital y el Gran Buenos Aires”.

El Presidente consideró que “los gobernadores, los senadores tienen que explicar” por qué se votó “algo que ellos mismos dijeron que era un desastre, que era un mamarracho”.

“Escuché decir por parte de ellos que no era viable y que me pedían que les asegure que lo iba a vetar. ¿Para qué lo hicieron? ¿Quería hacer una demostración de poder el peronismo?”, se preguntó el Jefe de Estado.

“Ya sabemos que tiene la mayoría en ambas cámaras, pero que no se equivoque: el poder lo tiene la gente, el poder lo tienen los argentinos, y los argentinos decidieron un cambio. Los argentinos no van a volver hacia atrás. Los argentinos quieren ir hacia el futuro”, remarcó.

Macri dijo que “la responsabilidad es una actitud de vida y uno la tiene que tener todos los días en cada cosa que hace, y tiene que pensar si esto suma o no suma para los argentinos y si esto va a crear más futuro o no”.

“Lo que les puedo garantizar a todos los argentinos es que yo no voy a aflojar, no los voy a abandonar ni traicionar. El cambio va para adelante. Vamos a seguir ingresando al mundo y espero que todos se sienten a la mesa para discutir cuál es la mejor manera”, resaltó Macri.

Por otra parte, el Presidente ratificó, además, que “en pocos días tendremos un acuerdo” con el Fondo Monetario Internacional que garantizará acompañamiento en materia financiera y que contribuirá a crear condiciones que “solidifiquen” el crecimiento económico.

“Y para eso tendremos que trabajar juntos y sentarnos a ver sobre un presupuesto cuáles son la prioridades, cuáles son las inequidades para lograr ir hacia un Estado que gaste lo mismo que nosotros pagamos de impuestos, no mucho más”, añadió.

En ese sentido confió en retomar el diálogo porque “hay mucha tarea por delante, lo hemos hecho en el pasado y espero que volvamos a hacerlo en el futuro para encontrar puntos de acuerdo”.

Macri sostuvo también que “es importante que la CGT se sume a eso” y señaló que la central obrera “tiene que pensar, si hace un paro, qué cambia el día después, nada”.

El Presidente inició en Salta la ronda de reuniones de trabajo con los gobernadores de las provincias del NOA.

El primer paso fue junto al gobernador anfitrión, Juan Manuel Urtubey, en el marco de una reunión de trabajo realizada en el Hotel El Cortijo de Cachi con la participación de ministros de los gabinetes nacional y provincial en la cual avanzaron en temas de seguridad, turismo, infraestructura y producción.

Participaron los ministros Rogelio Frigerio (Interior, Obra Pública y Vivienda), Patricia Bullrich (Seguridad), Carolina Stanley (Desarrollo Social), Guillermo Dietrich (Transporte), Francisco Cabrera (Producción) y Gustavo Santos (Turismo), y el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis.

Por Salta lo hicieron el jefe de Gabinete, Fernando Yarade, y los ministros Marcelo López Arias (Gobierno), Juan Lavallén (Cultura), Paula Bibini (Producción, Trabajo y Desarrollo Sustentable), Baltazar Saravia (Infraestructura, Tierra y Vivienda), y Carlos Oliver (Seguridad).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *