jueves , 19 de septiembre, 2019

Los radicales entre la espada y la pared. Ser o no ser con José Manuel

En el Radicalismo de Córdoba, no se ponen de acuerdo en cómo debe ser la relación con el gobierno del Gobernador José Manuel De la Sota.
Hay quienes sostienen que debe ser una “oposición constructiva”.
A esta teoría la sostienen principalmente varios Legisladores Provinciales del flamante Bloque Radical.
Pero en el extremo de esa posición, están los que sostienen que sólo una oposición dura y constante al reelecto gobernador,  dejará al Centenario Partido, en condiciones competitivas nuevamente.
Quizás el más firme defensor de esta postura es el dirigente Miguel Osvaldo Nicolás, recientemente elegido por sus correligionarios para representarlos nada menos que en el ERSEP.
Quienes tienen una posición más suave con el primer mandatario provincial, miraron de reojo y a la distancia la reunión del Comité Provincial del Radicalismo en la que fue ungido el dirigente capitalino.
En tanto el radical más cotizado por estas horas, Ramón Javier Mestre, toma distancia de esa disputa ya que, por un lado está obligado a convivir con De la Sota, pero por otro lado no quiere pagar costos con sus correligionarios, ante quienes se esfuerza por mostrase como el abanderado de la renovación partidaria y una posición tibia con respecto al Justicialismo lo dejaría mal parado.