martes , 20 de agosto, 2019

Los asistentes y opositores cordobeses de la marcha del 18-F

La marcha organizada por los fiscales, denominada también “Marcha del Silencio”, pone en veredas diferentes a los partidos y agrupaciones políticas. Si bien los organizadores insistieron en que la movilización no es política, claramente lo es y enfrenta aún más a los políticos.

Un breve repaso por las posiciones tomadas por agrupaciones y partidos políticos. El Gobernador José Manuel de la Sota ya anticipó que participará en la marcha como un “ciudadano más”.

UCR. El bloque de parlamentarios provinciales de la Unión Cívica Radical (UCR) presentó un proyecto, mediante el cual adhiere a los actos organizados por fiscales y jueces del Poder Judicial de la Nación para el 18 de febrero corriente, a los fines de rendir homenaje a la memoria del Dr. Alberto Nisman, al cumplirse un mes de su desaparición física, propiciando la participación de los legisladores provinciales en las movilizaciones que se realicen en ciudades y pueblos de esta provincia. “A un mes de la muerte política más significativa de la historia judicial de la Nación, es deber de toda la comunidad respaldar la decisión de sus pares, los fiscales y jueces sin consignas ni identificaciones político partidarias. La Legislatura de nuestra provincia no puede permanecer ajena a los actos organizados y a la decisión de adherir a los actos convocados, no puede admitir demoras ni dudas”, sostuvo el bloque radical en un comunicado.

Unidos y Organizados. “Rechazamos la movilización propuesta para el 18 de febrero por sectores de la Justicia, porque no será para homenajear al fiscal Nisman, sino más bien como una expresión de la oposición, en todas sus formas, a este Gobierno Nacional; poco favor le hará al avance de las investigaciones en marcha la extrema politización que alcanzó el caso del fiscal muerto. Renovamos nuestra vocación militante de defensa de este proyecto político y decimos que la plena vigencia de la democracia es incompatible con el accionar de las corporaciones, molestas porque ya no designan, como sucedió tantas veces en nuestra historia, al gerente que, disimulado como presidente, desde la Casa Rosada atendía sus mezquinos intereses y daba la espalda a las mayorías populares”.

Frente Nuevo. “Aunque anuncian una movilización silenciosa en su homenaje, quienes convocan al llamado 18F se ocupan de llenar las jornadas previas con numerosas y agraviantes declaraciones contra el Gobierno nacional, contra la presidenta y contra los y las funcionarios judiciales que no se sumarán a la jugada. Es que no cabe ninguna duda que el propósito de los fiscales, candidatos y dirigentes políticos y sindicales opositores, así como el de los empresarios de medios que los publicitan, es usar la muerte de Nisman para golpear e intentar, una vez más, demoler al proyecto nacional, popular, democrático y transformador que lidera nuestra presidenta Cristina Kirchner (…) Todos los argentinos y argentinas tenemos el derecho a manifestarnos por lo que querramos. Nos asiste el derecho, en el marco de una Democracia plena de libertades y garantías, de decir y hacer lo que nos plazca y de reunirnos con quién deseamos para realizar los homenajes que creamos convenientes. Pero también, todos y todas tenemos el derecho de correrle el velo a la mentira, de desmontar la trama de engaños con la que habitualmente se intenta manipular a la sociedad”.

Frente de Izquierda y de los Trabajadores. Desde el Frente de Izquierda anticiparon que no participarán de la movilización. Liliana Olivero dijo: “Desde Izquierda Socialista exigimos el inmediato esclarecimiento de la dudosa muerte del fiscal Nisman. También denunciamos que existe una responsabilidad directa o indirecta del gobierno en esta muerte. Pero no participaremos en la marcha del 18F. La convocatoria de los fiscales la define solo como un ‘homenaje a Nisman’ sin plantear, la disolución de servicios de inteligencia, la destitución del genocida Milani, ni la apertura de los archivos clasificados de la Dictadura y contra los luchadores en democracia. Los convocantes (fiscales que están en una disputa con el gobierno) dicen estar por una ‘justicia independiente’, pero muchos de ellos están involucrados en hechos de impunidad. A pesar de que es una marcha ‘contra nadie’ y sin banderías políticas, según dicen sus voceros, se han sumado distintos políticos patronales (De La Sota, Macri, Massa, Sanz, Binner, Carrió) y hasta miembros de la burocracia sindical como Moyano. Todos ellos quieren lavarse la cara reclamando ‘que actúe la justicia’, cuando esos mismos políticos manipulan a los jueces donde gobiernan y están de acuerdo en espiar a opositores y luchadores”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *