lunes , 23 de septiembre, 2019

Lijo concedió las apelaciones de los procesamientos

El juez dio curso a las apelaciones de Boudou y otros procesados. Ahora la causa Ciccone pasa a la Cámara Federal porteña para revisar las resoluciones.

El juez federal Ariel Lijo concedió ayer las apelaciones a los procesamientos en la causa por la ex Ciccone Calcográfica, entre ellas la del vicepresidente, Amado Boudou, por lo cual la sala I de la Cámara Federal porteña quedó en condiciones de comenzar a revisar sus resoluciones.

Lijo concedió las apelaciones de Boudou, José María Núñez Carmona, Alejandro Vandenbroele, Nicolás Ciccone, Guillermo Reinwick y Rafael Resnick Brener contra los procesamientos por estar presentadas “en legal tiempo y forma” a la vez que estimó que “el cuestionamiento de las decisiones fundadas y apoyadas en los elementos de la causa tiene que ser canalizado mediante los mecanismos procesales legalmente previstos”.

“Teniendo en cuenta las manifestaciones de las defensas en sus escritos y tal como se hiciera saber al momento de responder el planteo de recusación del fiscal Carlos Rívolo, debe recordarse que el cuestionamiento de las decisiones fundadas y apoyadas en los elementos de la causa tiene que ser canalizado mediante los mecanismos procesales legalmente previstos”, consideró el juez.

En este sentido, Lijo sostuvo que “los atajos injuriosos nunca constituyen una defensa plausible, y deberá, la prudencia de los letrados, acomodarse a los estándares previstos en el código de formas para expresar sus agravios; puesto que su responsabilidad técnica incluye el contenido de los escritos que sus defendidos presentan por propio derecho, más aún cuando son avalados por la firma del profesional”.

“En definitiva, en el marco de un proceso penal y del derecho en general, existen reglas lógicas que permiten sostener una proposición normativa sin la necesidad de recurrir al agravio innecesario, el cual por lo general sólo deja en evidencia la falta de fundamentación”, concluyó.

Los imputados en la causa fueron procesados por Lijo por supuesto cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública.

Al conceder las apelaciones, la causa pasó formalmente a la sala I del tribunal de apelaciones y deberá ser revisada por los camaristas Eduardo Farah, Jorge Ballestero y Eduardo Freiler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *