sábado , 7 de diciembre, 2019

La CAME alerta sobre las consecuencias de la liberación de las importaciones en la industria local

El organismo informó que las cantidades importadas de bienes de consumo crecieron 17% en 2016 y 22,5% en el primer mes de 2017. Advirtió que por el tipo de cambio atrasado, los altos costos internos y la falta de controles aduaneros, peligran las PyMES y el empleo. 

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) informó ayer que las cantidades importadas de bienes de consumo crecieron 17 por ciento en 2016 y 22,5 por ciento en el primer mes de 2017.

Asimismo, el organismo advirtió que “por el tipo de cambio atrasado, los altos costos internos y la falta de controles aduaneros, están comprometidas buena parte de las PyMES industriales que no pueden competir con los productos que ingresan. Están cerrando fábricas y hay más de 45 mil despidos en el sector”. “La avalancha externa se presenta también en el comercio informal, por las fronteras con Chile, Paraguay y Bolivia”, agrega en un comunicado de prensa emitido ayer a través del sitio oficial de la entidad.

En este sentido, la CAME advirtió que “paulatinamente, las importaciones están volviendo a copar el mercado y desplazando al fabricante local. Como consecuencia del tipo de cambio atrasado, los altos costos domésticos y la falta de controles aduaneros, muchas industrias se están viendo desplazadas por productos que llegan en algunos casos formalmente, a través de la Aduana, y en otros mediante contrabando de países limítrofes como Paraguay, Bolivia y Chile”, en referencia a .

La CAME precisó que los sectores más afectado por esta política económica son la industria textil “la indumentaria, la naval, de calzados, juguetes, electrónicos, muebles, cueros, bicicletas, bebidas alcohólicas y las producciones regionales”.

Según el informe, en 2016 las importaciones bajaron 6,7 por ciento debido a la caída de los precios del 10,4 por ciento, ya que en las cantidades  subieron 3,8 por ciento en el año.

En los bienes de consumo, la entrada del exterior creció 9,1 por ciento en dólares en 2016, a pesar que los valores promedio de esos productos bajaron 6,7 por ciento. En tanto, las cantidades importadas de estos artículos crecieron 17 por ciento.
Además, la CAME remarca que las ventas minoristas cayeron 7 por ciento promedio en el año y agrega que “ingresaron bienes de afuera más baratos, pero en mayor cantidad, justo en un año donde los argentinos consumieron menos. Eso explica la caída de casi 5 por ciento en la producción industrial, especialmente en la industria PyME”.

“Si se toman los montos del entrante exterior según partidas arancelarias a 2 dígitos, se observa que el 56 por ciento de los rubros cayeron en 2016 y el 44 por ciento restante subieron. Pero cuando se miden en kilogramos importados, el 80,2 por ciento de los sectores vieron incrementar sus importaciones en 2016”, agrega el informe.

Según la CAME, en el primer mes de 2017 “la situación se agravó porque el alza de las importaciones alcanzó a más rubros. Según el INDEC, los artículos foráneos en enero habrían crecido 7,1 por ciento en montos frente a enero 2016 (y casi el mismo aumento, 7,2 por ciento, tuvo en cantidades). Pero los bienes de consumo se dispararon: la entrada del exterior creció 19,7 por ciento anual en precio y 22,5 por ciento en número”.

“La oleada de importaciones que se observa en muchos sectores no está entrando solo por el comercio legal, también por el ilegal. Frente a la falta de controles, el contrabando en las fronteras con Paraguay, Bolivia y Chile creció fenomenalmente en diversos rubros, desde los más habituales como indumentaria, calzados y productos electrónicos, hasta alimentos y bebidas, muebles o máquinas”, agrega el parte.

“El efecto de las importaciones en un mercado recesivo, no es neutro. En el último año vienen cerrando fábricas, especialmente pequeñas y medianas, y se acentuaron los despidos”, remarca la CAME a la vez que advierte que “hay industrias donde el incremento de las importaciones fue importante el año pasado y lejos de interrumpirse, ese proceso continúa en el arranque de 2017”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *