miércoles , 18 de septiembre, 2019

Las últimas 24 horas K

El último día de gobierno kirchnerista  promete no ser menos que las polémicas semanas pasadas.

Las últimas 24 horas de gobierno de Cristina Fernández prometen no quedarse atrás y marcar la historia con desopilantes titulares pero, ¿será para bien?

Esta mañana muchos argentinos desayunaban la noticia de que, finalmente, la presidenta actual no estará en el acto de asunción del nuevo mandatario, Mauricio Macri. Ni en el Congreso ni en Casa Rosada, Cristina Fernández quedará en la historia como la figurita faltante en la foto del batón y banda presidencial, frente a la asistencia de los principales mandatarios a nivel mundial y denotando impulsivamente el desprecio por la elección democrática y cívica que hizo la mitad más uno de los argentinos.

Pero no queda ahí, tras semanas y semanas de críticas opositoras e incluso oficialistas el Ejecutivo nacional parece no haber entendido el concepto de retirada. En el último día de gestión, CFK volvió a nombrar empleados del Estado, prórrogas de designaciones y contrataciones en distintas áreas, publicadas en el Boletín Oficial de hoy.

Pero, una vez más, el “pero” queda corto.

La retirada de quienes vinieron “por todo” para estar planteada para llevárselo con ellos.

Mientras intentan instalar el miedo de la pérdida de las grandes conquistas del gobierno kirchnerista que, en realidad, serían conquistas de los argentinos, ya que “cuando las políticas trasciende el Gobierno, son parte del pueblo”, desvalijan (simbólicamente) la Casa Rosada.

Saliendo por la ventana chica, lo que faltaba para que, ahora sí, esta etapa de transición quedara marcada “a fuego” en los libros de historia era la apropiación de los medios oficiales de comunicación del Estado.

Tras una polémica reconstrucción de los medios de comunicación públicos, convirtiéndolos en un espacio de militancia camporista, el kirchnerismo se despide llevándose bajo el brazo  la cuenta oficial de Twitter de la Casa Rosada @CasaRosadaAR.

Todo es insólito en el fin del ciclo de quienes gobernador el país desde hace 12 años. Pero esta retirada abrumadora,  desordenada e irrespetuosa demuestra la reseña de quienes profesan bajo el lema “esto no fue mágia”, ni nada más ni menos que malos perdedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *