martes , 10 de diciembre, 2019

La viuda de Alós pidió reforzar la custodia de la tumba y la exhumación del cuerpo

Quiere que se realice una segunda autopsia. La madre del oficial fallecido también manifestó sus dudas sobre el supuesto suicidio de su hijo.

El abogado de la viuda Roxana Luna, Carlos Nayi, informó hoy que pidió a la fiscalía federal a cargo de Enrique Senestrari, reforzar la custodia policial de la tumba del oficial fallecido Juan Alós y la exhumación del cuerpo del oficial fallecido.

Asimismo, solicitó formalmente el secuestro del vehículo donde apareció muerto, el arma reglamentaria, el reloj, celular y la ropa que apareció en el baúl.

Además, se solicitó realizar una serie de estudios con la técnica de luminol y mocroscopía de barrido sobre el cuerpo del oficial “para, en una segunda autopsia, esclarecer qué pasó con Alós”, dijo Nayi.

“Hasta tanto se lleve a cabo la exhumación del cuerpo y la autopsia correspondiente, solicitamos que se incrementen las medidas de seguridad en la tumba de Alós”, agregó el abogado.

Por otra parte, la madre de Alós, Norma Ledesma, también manifestó su desconfianza de la versión del suicidio. “Yo siempre le dije que no se metiera en Drogas Peligrosas, no me gustaba, y la noche anterior (a su muerte) me dijo ‘mamá, qué razón que tenías'”, contó la mujer que le había dicho su hijo.

“Mi sensación es que mi hijo no se mató, él a las 13 me llamó, yo estaba en el médico…. Me pregunta si ya había ido al médico, y me dijo que iba a pasar por mi casa a la tardecita a verme, le dije que lo esperaba”, dijo entre lágrimas Ledesma en diálogo con Radio Mitre 810.

“A la tarde mi nuera me hablaba preguntando si Juan estaba en mi casa, me dijo que todavía no había llegado mi hijo a su casa, ahí empecé a desesperarme, intenté hablar con él y nadie me contestaba el teléfono”, relató.

Asimismo, Norma desmintió la versión que indicaba que Alós estaba deprimido por la muerte de su padre. “Eso es mentira, las cenizas de mi esposo se arrojaron en Mendoza”, advirtió.

“Él me daba fuerzas a mí, en ningún momento lo vi bajoneado, no era un chico de hablar mucho pero era muy alegre, muy dado con nosotros, salíamos en el auto y él siempre iba cantando o jugando con las nenas”, contó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *