domingo , 25 de agosto, 2019

La UCR objetó discrecionalidad en el reparto de fondos públicos

El bloque de legisladores provinciales de la UCR rechazó en la 29º sesión el proyecto de ley remitido por el Poder Ejecutivo, por el que se que faculta a los ministerios de Infraestructura y de Agua, Ambiente y Servicios Públicos a realizar, tratándose de fondos de afectación específica, transferencias, otorgar subsidios y autorizar o adjudicar obras cuando por ley sean autoridades de aplicación. 

Desde la bancada radical a través de su presidente, Eduardo Yuni, objetó la iniciativa en debate, porque se trata de una asignación de “superpoderes” a los ministros.

“Nos oponemos a autorizar el manejo sin control de los fondos de obras públicas”, dijo en líneas generales.

Aunque no se mencione en ninguna parte del mensaje de elevación remitido por el Poder Ejecutivo, el proyecto de ley en cuestión “tiene la obvia intención de corregir un error en el que se incurrió en el año 2013, cuando esta legislatura aprobó la norma 10.155, por el que se estableció el nuevo régimen de compras y contrataciones de la Administración Pública Provincial”, comentó el legislador radical.

Luego añadió que “es claro que las facultades que hoy pretenden reconocerle al Ministerio de Infraestructura, mediante el proyecto en consideración, estaban ya presentes en el artículo 6º de la ley 9.191 del año 2004… y es claro que esas facultades se perdieron cuando se copió el texto de ese artículo 6º y se lo incluyó como último párrafo del artículo 11 de la norma 10155”.

Sin embargo, luego consideró que “no estamos de acuerdo porque, aunque que se trata de una herramienta “inofensiva” que propende a una gestión más “eficiente”, se trata en realidad de la asignación de potestades exorbitantes a los Ministerios para autorizar o adjudicar obras, u otorgar subsidios, utilizando fondos públicos que, en conjunto, suman más de 4.000 millones de pesos, de manera discrecional y sin ninguna transparencia”.

Posteriormente, afirmó Yuni que junto con toda la legislación anteriormente mencionada, “viene a consolidar de esta manera una matriz de gasto público que no sólo retrocede con relación a la transparencia pública en el manejo de fondos especiales, sino que genera la posibilidad actual de usarlos de manera incierta y cambiante de acuerdo con el criterio exclusivo de los responsables de cada jurisdicción y para el destino que ellos decidan”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *