lunes , 17 de diciembre, 2018

La Provincia inauguró el primer albergue para mujeres en situación de violencia

Brindará refugio y asistencia a 15 personas en simultáneo, quienes podrán alojarse temporalmente junto a sus hijos. Se ofrecerá apoyo y ayuda para lograr superar las situaciones de violencia.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Passerini, inauguró ayer el “Albergue para Mujeres en Situación de Violencia Familiar” que dependerá de la Dirección de Violencia Familiar de su Ministerio, a cargo de Alejandra Morcillo, donde se alojará temporalmente y brindará asistencia a las víctimas.

El establecimiento no es solo un espacio de hospedaje, sino que representa un lugar de contención, ayuda y acompañamiento para las mujeres víctimas y sus hijos, que dispondrán de “Salas Cunas” y atención médica.

“Es un objetivo concretado que asumimos cuando nos hicimos cargo de la Dirección de Violencia Familiar. El primer gran objetivo que tomamos fue instalar el Botón Antipánico. Que lo cumplimos con gran éxito. Y la otra demanda que nos planteaban y que decidimos responder era contar con un espacio de refugio temporario que hasta el día de hoy se hacía en hoteles. Pero además del lugar, habrá un acompañamiento humano que hasta hoy no existía. Conformamos un gran equipo humano que se va a encargar de la contención y del cuidado: de la mujeres y de su grupo familiar”, destacó el ministro.

En este sentido, el funcionario remarcó que “estos cuatro años de gestión del gobernador (José Manuel) De la Sota han sido importantes en garantizar y promover derechos de los cordobeses. En este caso, nos propusimos garantizarles sus derechos a las víctimas de violencia. Promovimos acciones desde un abordaje integral, interpretando a los problemas sociales como un todo. Córdoba está a la vanguardia en materia de protección de derechos, cerrando un círculo virtuoso de promoción de los derechos y la seguridad de las víctimas”, explicó.

“Sin embargo, mientras siga habiendo violencia y agresiones hacia las mujeres, nunca podremos decir que concretamos nuestro trabajo. Aún quedan muchos objetivos por cumplir y respuestas por dar”, reconoció Passerini, quien estuvo acompañado por la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Graciela Chayep; los miembros del Tribunal Superior de Justicia, María Marta Cáceres de Bollatti y Luis Rubio; el fiscal general adjunto, Pablo Bustos Fierro; y los fiscales de violencia familiar, Bettina Croppi, Mercedes Balestrini y Cristian Griffi.

Respecto al albergue, dispone de cinco departamentos completamente equipados con mobiliario de dormitorio y comedor, cocina común, sala de estar y visitas, guardia permanente y oficinas en donde atenderán psicólogos, trabajadores sociales y abogados de la Dirección de Violencia Familiar del Ministerio.

La superficie total del refugio será de aproximadamente 400 metros cuadrados cubiertos y tiene disponibilidad para cerca de 15 personas. La ubicación se reserva por motivos de seguridad.

Se construyó adaptándose a la infraestructura preexistente de un establecimiento bajo órbita provincial, en planta alta, ubicado en la capital provincial y que estaba en desuso. En la planta baja de ese mismo espacio, funcionará una “Sala Cuna” para las niñas y niños del grupo familiar y consultorios médicos.

En cuanto al tiempo de alojamiento, será de entre una semana y un mes, evaluando cada caso en particular por los profesionales de Violencia Familiar.

Además de los profesionales intervinientes (capacitados desde una perspectiva de género y en manejo de crisis), actuará un coordinador que articulará entre el Ministerio, la Dirección de Violencia y el Poder Judicial para agilizar los procesos administrativos y legales pertinentes. La intervención y asistencia que se brindará será integral: salud, salud reproductiva y sexual, educación y trabajo.

Se promoverá la continuidad en los tratamientos de salud y la permanencia de los niños y adolescentes en el sistema escolar. El objetivo central de las intervenciones profesionales será lograr mayor autonomía por parte de las mujeres e interrumpir el ciclo de violencia.

La puesta en funcionamiento de este albergue tiene su fundamento legal en la Ley Nacional 26.485 (artículo 10, inciso 6) y en la Ley Provincial 9.283 (artículos 20 y 21).

(Fuente: Prensa Gobierno de la Provincia de Córdoba)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *