miércoles , 17 de julio, 2019

La Provincia defendió al agro

La carpa que la Sociedad Rural de Leones instaló en la 57° Fiesta Nacional del Trigo se transformó en una tribuna poblada de duras críticas hacia las políticas agropecuarias del Gobierno nacional –principal auspiciante de la muestra– y las recientes actuaciones de la Afip (Administración Federal de Ingresos Públicos) sobre productores, para conminarlos a vender su stock de soja.

El arco de reclamos abarcó desde tres ministros provinciales enviados por el gobernador José Manuel De la Sota, a los principales dirigentes de entidades nacionales del sector. La réplica de los organizadores de la fiesta y dirigentes kirchneristas quedó a cargo del diputado nacional Fabián Francioni, en el acto oficial que tuvo lugar anoche sin la presencia, como se había anunciado, del presidente de la Cámara de Diputados de la Nación y exministro de Agricultura Julián Domínguez.

En los días previos se habían suscitado tensiones por la presentación del periodista Pablo Rossi en el auditorio de la Rural. El clima político se había instalado y fue caldo de cultivo para la descarga del gobierno delasotista hacia la administración kirchnerista.

Sin política triguera. Uno de los primeros y más duros en cuestionar fue el ministro de Agricultura y Ganadería, Néstor Scalerandi. Dijo que a la política triguera del Gobierno nacional “no se le ve ni ton ni son” y que el ministro Norberto Yahuar “no tiene respuestas”.

Acto seguido acusó a la Afip de querer “intimidar” con las inspecciones en los campos. “Es un error gravísimo. Los productores somos la máquina de la economía nacional. Nos quieren asustar en lugar de ayudar. Van por mal camino”, advirtió.

Scalerandi aconsejó a los productores “sentarse sobre el silo y vender cuando necesiten” y pidió “no tener miedo a los operativos de la Afip, que son puro ruido”.

“Que Francioni renuncie”. El ministro de Desarrollo Social Daniel Passerini apuntó sus dardos al referente local del kirchnerismo, Fabián Francioni, a quien elípticamente mencionó como “intendente en fuga” por haber tomado licencia en la ciudad para asumir como diputado. Le pidió que renuncie a la intendencia y convoque a elecciones para “normalizar” la situación en la ciudad. “No creemos en la política por Twitter, ni en los intendentes que van a Puerto Madero para que les den plata. Nosotros creemos en la Constitución”, afirmó el referente delasotista en el departamento Marcos Juárez.

El ministro de Agua, Energía y Ambiente, Manuel Calvo, coincidió con sus pares en defender las inversiones provinciales en la zona y reiteró que “el Gobierno provincial estuvo y estará con el campo”.

Referentes rurales. Ante más de 200 personas que ocuparon el interior y los alrededores de la carpa ruralista, el segundo panel sumó más críticas. Tanto Rubén Ferrero, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), como Luis Etchevehere, de la Sociedad Rural Argentina (SRA), coincidieron en que no había ánimo de celebración. “Más que una fiesta es un velorio. Estamos enterrando el trigo”, dijo el titular de SRA.

Etchevehere responsabilizó al Gobierno nacional por “la peor siembra de trigo en 30 años por perseverar en estas malas políticas. Ellos solos se metieron en este problema, con su lógica de no querer escuchar y tratarnos con autoritarismo y soberbia”.

Dijo que lo mismo ocurre con el sector de la carne y el cierre de 125 industrias y la pérdida de 12 millones de cabezas de ganado, y la lechería, con 5.000 tambos menos. El ruralista culpó a “cuatro iluminados, ricachones de Puerto Madero, cuyo principal problema es demostrar de dónde sacaron la plata si nunca trabajaron”.

Etchevehere recomendó a los productores “conservar el poder adquisitivo del grano en un año que habrá más de 30 por ciento de inflación”. Por último, recordó el conflicto por la resolución 125. “Ya les dimos una lección en 2008 y estamos cerca de darles otra. Este año es clave. Si ganan las elecciones van a querer reformar la Constitución y pasar de propiedad privada a propiedad colectiva”, sostuvo.

Más moderados fueron Carlos Garetto, de Coninagro, y José Manubens Calvet, de Cartez. El primero reclamó al Gobierno “corrección” y bregó por un debate sin confrontación, con respeto y sensatez en las posiciones políticas. El segundo recordó que al Gobierno provincial también se le hacen reclamos, pero le reconoció que “estuvo cuando hizo falta” junto a los productores.

Toda esta actividad se realizó fuera del programa oficial. Apenas terminada, los ministros provinciales volvieron a Córdoba, y los dirigentes rurales a sus destinos.

Infraestructura

Conservación de suelos. El ministro de Agricultura de la Provincia Néstor Scalerandi dijo que 2013 será el año del desarrollo de los consorcios para la conservación de suelos ante el deterioro de los campos y la necesidad de consolidación y remineralización. Los dos primeros equipos se destinarán a la zona del arroyo Tegua y el departamento Colón. El tercero será para el sudeste provincial.

Canales. El ministro de Agua, Energía y Ambiente, Manuel Calvo, confirmó que en las próximas dos semanas se licitarán 20 millones de pesos en obras para extensión y limpieza de canales en el sur y sudeste de Córdoba.

Cruce por las invitaciones. Desde la mesa de ministros delasotistas se reprochó a la organización de la Fiesta del Trigo que no fueron invitados a los actos oficiales y agradecieron a la Sociedad Rural de Leones por el espacio brindado. El presidente del Club Leones, Ricardo Ronco, esposo de la intendenta kirchnerista Lorena Bussi, desmintió a los funcionarios y mostró copias de las invitaciones “entregadas personalmente en sus despachos”. También exhibió la foto que se sacó junto a Scalerandi cuando lo invitó personalmente, en diciembre de 2012. “No dejamos de mandar invitaciones a nada. Es raro que la provincia no asista”, declaró. También dijo que el Gobierno provincial le envió una carta documento días antes del comienzo de la Fiesta del Trigo. La discusión en este caso es por el subsidio de 120 mil pesos prometido en la edición pasada por la vicegobernadora Alicia Pregno. Según Ronco, la Provincia nunca envió el dinero. “Nos piden que nos pongamos en orden impositivamente, cuando estamos en las mismas condiciones de siempre”, argumentó el directivo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *