domingo , 25 de agosto, 2019

La Provincia ampliará el embalse del dique de La Falda

El gobernador José Manuel De la Sota firmó ayer el llamado a licitación para el recrecimiento vertedero del dique de La Falda, una obra que permitirá ampliar significativamente la capacidad de embalse para dar respuesta a la demanda de agua potable de una extensa zona de Punilla.
De la Sota precisó que la apertura de los sobres está prevista para el 11 de noviembre y que además se realizará un reemplazo de las válvulas. La inversión prevista es de 8.100.000 pesos.
El vertedero crecerá en 20 metros mediante la colocación de compuertas inflables que se llaman rubber dum y posibilitarán la suba del volumen del embalse.
“El del agua es el principal problema que tenemos los seres humanos”, aseguró el mandatario provincial, quién recordó asimismo que el empresario norteamericano Ted Turner, fundador de la exitosa cadena de noticias CNN, sostuvo que así como a fines del siglo anterior era necesario invertir en comunicaciones ahora “el negocio es envasar agua para el consumo humano porque cada vez va a ser más escasa”.
Señaló De la Sota que son múltiples las causas de esta preocupante realidad. “El cambio climático es uno de los motivos, también las explotaciones industriales intensivas sin control han originado problemas en el mundo. Aquí hace cinco meses que no cae una gota y después nos asustamos de que haya incendios. Es cierto, hay idiotas que prenden fuego pero también hay que darse cuenta que con pasturas secas, altas temperaturas, vientos de 60 70 kilómetros por hora, no hay quién los apague por más buena voluntad, sacrificio y esmero que pongan nuestros bomberos, pilotos, hidrantes… es muy difícil”, se lamentó.
Repasó a continuación las consecuencias del trato desaprensivo al medio ambiente. “Fíjense que el año pasado tuvimos una muestra clara. Cayó un diluvio en Freyre, estábamos con el agua a la cintura, tuvimos que evacuar escuelas, la planta de Manfrey, fue un drama. Y a 30 kilómetros de ahí, otro pueblo soportaba las consecuencias de la sequía. Medio como el aluvión de La Plata, 400 milímetros de un día para el otro”.
Para destacar el valor fundamental de las obras que permiten el acopio y distribución de agua potable insistió en que “han cambiado muchas cosas” ya que, “en los últimos 10 años las precipitaciones pluviales han disminuido enormemente y aquellos segmentos de nuestra Provincia que eran semi áridos han pasado a ser áridos y otros que eran fértiles se han transformado en áridos.”
Aludió asimismo al impacto de los incendios. “Las inundaciones que tuvimos en el sur cuando yo asumí la primera vez -un millón de hectáreas baja el agua- se produjeron por la tala irresponsable de árboles en la cuesta Comechingón y en varios lugares más, en la cuenca del Quinto que desemboca desde San Luis en nuestra Provincia”.
Respecto a los culpables de esta situación, De la Sota admitió que “todo eso pasa en algunos casos por la acción irresponsable de nosotros, los hombres y en otros casos se han producido por uso de tecnologías contaminantes en el hemisferio Norte que ahora están repercutiendo en el Sur”.
El gobernador ratificó la decisión de su administración de garantizarle a toda la población el acceso al agua.
Dijo que “en Charbonier acabamos de inaugurar una planta de tratamiento de agua, un pozo especial, tanque a 40 metros, cuatro kilómetros de cañería. Y hemos tenido que instalar una planta única en la provincia de Córdoba, para quitarle el flúor al agua que, hoy me entero, tiene un efecto muy contaminante”.
Finalmente, el gobernador reclamó paciencia “porque hay obras que llevan 10 o 15 meses y nadie quiere esperar pero hay que saber que trabajos que hoy maravillan a la humanidad, como la catedral de Toledo, tardaron 400 años”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *