miércoles , 23 de octubre, 2019

La producción industrial cayó 6,4% en agosto

Según la CAME, es el cuarto mes consecutivo en baja, mientras que el uso de la capacidad instalada volvió a bajar a 53,8%.

La producción de las Pymes Industriales cayó 6,4 por ciento en agosto frente a igual mes del año pasado y suma el cuarto mes consecutivo en baja, informó ayer la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

En tanto, frente a julio se registró un incremento de 11,6 por ciento, mientras que en los 7 meses de 2018 se acumula un retroceso de 0,7 por ciento frente a igual periodo de 2017.

El crecimiento interanual alcanzó este mes a 31,4 por ciento de las industrias, mientras que la porción de empresas en baja se redujo a 55,1 por ciento y otro 13 por ciento se mantuvo sin cambios.

El informe precisa que los 11 sectores relevados cayeron en la comparación anual. Las bajas más acentuadas se dieron en “Productos de metal, maquinaria y equipo” (-10,4%), “Calzado y marroquinería” (-8,8%), “Productos textiles y prendas de vestir” (-8,3%), “Material de Transporte” (-7,5%), “Productos de caucho y plástico” (-6,4%), “Fabricación de productos eléctrico-mecánicos, informática y manufacturas” (-6,2%), “Productos de Madera y Muebles” (-6,1%), “Productos químicos” (-6,0%) y “Minerales no metálicos” (-5,6%).

En este sentido, el rubro donde más proporción de industrias prosperaron en la comparación anual fue “Alimentos y bebidas” donde el 44 por ciento de las fábricas tuvieron alzas. En cambio, donde menos empresas en crecimiento se registraron, fue en “Calzado y marroquinería” donde sólo 11 por ciento de las firmas consultadas declararon aumentos en su tasa de producción anual.

Por otra parte, en agosto nuevamente bajó la porción de industrias con rentabilidad, debido al ascenso de los costos mayoristas, las dificultades para trasladar esas subas a precios, y el incremento en los costos financieros. Sólo 29,8 por ciento de las fábricas consultadas finalizaron el mes con ganancias.

Al respecto, el vicepresidente de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete (CAIJ), Carlos Ruibal, afirmó que “la situación es compleja, muchos de los insumos que usan las Pymes son importados, principalmente el plástico y el papel, y con los aumentos de costos recientes no se pudieron subir los precios de venta porque se perderían clientes. Las industrias debieron absorber las subas”.

El empresario señaló además que los proveedores venden a valores estimativos, porque no hay precios de referencia, incluso algunos venden con factura abierta. “La cadena de pagos está muy golpeada y se comenzó a ver mucho rebote de cheques”, agregó. Algo similar manifestaron desde otros sectores como indumentaria y calzado: “la cadena de pagos está rota por más de 90 días, se nota un incremento de la insolvencia de clientes, y un apuro por cobrar en los proveedores”.

Por otra parte, en agosto sólo el 15 por ciento de las empresas consultadas dijo tener planeado nuevas inversiones de acá a fin de año, y otro 14 por ciento lo estaría evaluando y no descarta esa opción. Pero el 70 por ciento no tiene planes de invertir por ahora.

La industria argentina sigue produciendo con altos niveles de capacidad ociosa: el uso del potencial instalado volvió a caer en agosto, a 53,7% (desde 62% en abril, 60,5% en mayo y 59,8% en junio).

Finalmente, el informe de la CAME revela que las expectativas son todavía muy inciertas. Sólo el 19,7 por ciento de las empresas aseguran que la producción seguirá aumentando en los próximos meses, mientras que otro 10,7 por ciento no sabe qué sucederá y un 33,5 por ciento cree que se mantendrá en los niveles actuales. El 36,1 por ciento estima que puede seguir en declive.

Los datos surgen de la Encuesta Mensual Industrial de CAME entre 300 industrias Pymes del país. El Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) registró un valor de 81 puntos en agosto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *