martes , 18 de diciembre, 2018

La producción de la industria pyme cayó 7,4 % en septiembre

Según la CAME, es el quinto mes consecutivo en descenso. Frente a agosto se registró una declive de 6,3 % y en los 9 meses del año se acumula un retroceso de 1,5 %. El 60% de las empresas finalizó con bajas anuales y el 31 % cree que la fabricación seguirá cayendo.

La producción de las Pymes Industriales descendió 7,4 por ciento en septiembre frente a igual mes del año pasado y suma así el quinto mes consecutivo en baja, informó ayer la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

En tanto, frente a agosto se registró una declive de 6,3 por ciento y en los 9 meses del año se acumula un retroceso de 1,5 por ciento frente a igual periodo de 2017.

Según el informe, los 11 sectores relevados cayeron en la comparación anual. Las bajas más acentuadas se dieron en “Productos de metal, maquinaria y equipo” (-10,8 %), “Material de Transporte” (-10 %), Productos de Madera y Muebles (-9,9 %), ‘Fabricación de productos eléctrico-mecánicos, informática y manufacturas” (-9,7 %), “Minerales no metálicos” (-9,6 %), “Calzado y marroquinería” (-9,4 %), “Productos químicos” (-8,3 %) y “Productos de caucho y plástico” (-6 %).

Por otra parte, la CAME reveló que en septiembre el 58,9 por ciento de las industrias consultadas finalizaron con caídas en la producción anual, y solo un 30,9 por ciento tuvo aumentos.

Lo que mejoró levemente en el mes, fue el porcentaje de industrias con rentabilidad: 32,1 por ciento frente al 28,9 por ciento en agosto. “Las dificultades económicas están obligando a mejorar la eficiencia para sostener márgenes y aguantar el negocio hasta que el ciclo se recupere. Las empresas en septiembre manifestaron muchas limitaciones para pasar presupuestos frente a la inestabilidad de precios. Hubo casos donde se prefirió posponer la venta a asumir el riesgo de no poder reponer luego el producto. Eso generó algunas demoras en el proceso de elaboración de septiembre y se dio la paradoja de que las firmas no entreguen stock cuando más necesitan vender”, precisa el informe.

Asimismo, advierte que “uno de los problemas que afecta a la mayor parte de las industrias, son las altas tasas para cambiar cheques. Las tasas promocionales al 29 por ciento ya prácticamente no se consiguen y no bajan del 70 por ciento anual. La casi única fuente de financiamiento disponible para los que no pueden autofinanciarse, son los proveedores, pero poniendo estrés en la cadena de pagos. Según los resultados de la encuesta pyme, el 30 por ciento de las empresas se respalda con proveedores, un 3 por ciento con prestamistas y otro 14 por ciento con préstamos familiares. El descuento de cheques lo están usando sólo empresas con mucha urgencia de liquidez”.

En septiembre, sólo el 14 por ciento de las firmas consultadas dijo tener planeadas nuevas inversiones para los próximos seis meses y otro 14 por ciento lo está evaluando.

El uso de la capacidad instalada en las pymes subió levemente en septiembre, pero sigue siendo muy bajo: 55,8 por ciento. Hay empresas que suspendieron personal, o que lo rotan debido a los bajos niveles de actividad. La industria intenta por ahora no despedir empleados, sostenerlo todo lo posible esperando mejoras en la economía, pero la situación se vuelve más difícil por la capacidad ociosa elevada que implica costos hundidos.

Finalmente, en cuanto a las expectativas, no son muy optimistas: solo el 20 por ciento de las firmas encuestadas  espera que la producción aumente en los próximos tres meses, mientras que 40 por ciento cree que se mantendrá y 31 por ciento que continuará cayendo.

Los datos surgen de la Encuesta Mensual Industrial de CAME entre 300 industrias pymes del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *