jueves , 18 de julio, 2019

La Presidente recibe a la Iglesia

Cristina Kirchner se reunirá mañana martes con José María Arancedo, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina. El Arzobispo llevará un saludo por Navidad y le entregará el texto divulgado en noviembre en donde el clero expresó su preocupación por la situación social.

La cúpula episcopal que encabeza José María Arancedo visitará el martes a la jefa de Estado, tras el crítico documento eclesiástico que advirtió sobre el riesgo de divisiones con “bandos irreconciliables”, “presiones que inhiben la libre expresión” y “excesivos caudillismos” que menoscaban la independencia de poderes.

El encuentro será en la Casa Rosada, alrededor de las 19 o 19.30, y a priori tendrá agenda abierta.

Los obispos buscarán transmitirle a la jefa de Estado la “preocupación” por el aumento de la droga por el crecimiento del narcotráfico y “la red de complicidades que lo sustentan”, la proliferación del delito y la consiguiente inseguridad, y el avance legislativo de los proyectos del aborto y para reformar el Código Civil.

Fuentes eclesiásticas y gubernamentales adelantaron que la reunión del martes servirá, además, para “limar asperezas” y retomar el canal de diálogo permanente que se comprometieron a establecer hace más de un año y que nunca pudo concretarse.

La audiencia fue solicitada el 28 de noviembre, un día antes de que se difundiera el documento a través de la Secretaría de Culto, a cargo de Guillermo Oliveri. El pedido fue aceptado de “inmediato” por la Casa Rosada y el encuentro quedó fijado en la agenda para el 18 de diciembre.

El Episcopado confirmó el 1 de diciembre la fecha del encuentro, a raíz de versiones que indicaban que el pedido de reunión podía dilatarse; en un comunicado explicó entonces que en un principio se concedió para el 12 de diciembre, pero debió cambiarse porque monseñor Arancedo no iba a estar en el país para esa fecha.

El Arzobispo concurrirá a Balcarce 50 acompañado de los vicepresidentes Virgilio Bressanelli y Mario Cargnello, además del secretario general, monseñor Enrique Eguía Seguí.

La Presidenta y la cúpula episcopal se vieron por única y primera vez el 10 de noviembre de 2011, apenas el arzobispo santafesino fue proclamado para suceder al cardenalJorge Bergoglio al frente del Episcopado argentino.

Tras aquella audiencia, la Iglesia destacó que se haya abierto un canal de “diálogo y propuestas permanentes” con el Gobierno, aunque después no hubo otro contacto formal.

El propio Arancedo dijo entonces que “la relación de la Iglesia y el Gobierno tiene que moverse en esa sana autonomía y también cooperación en el bien común”, y aclaró que la opinión de la Iglesia no responde a “una óptica político-partidaria opositora u oficialista”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *