domingo , 22 de septiembre, 2019
pobres

La pobreza infantil es de casi el 60% en Argentina

Según la UCA, 7,6 millones de niños y los adolescentes viven en situación de pobreza. Uno de cada cuatro menores vive hacinado y uno de cada tres no recibe atención médica.

Casi el 58,7 por ciento de los niños de entre 0 y 17 años que viven en el país son pobres, lo que equivale a unos 7,6 millones, según el último estudio del Observatorio de la Deuda Social de la Infancia, de la Universidad Católica Argentina (UCA).

Según el informe sobre “Infancias en situación de pobreza multidimensional” que compara datos y evolución de indicadores de desarrollo humano entre 2010 y 2016, se registró una reducción de esta pobreza “multidimensional” en ese grupo etario si se lo compara con el índice de 2010, que fue del 63,7 por ciento.

El estudio revela que dos de cada 10 chicos viven en hogares que se encuentran en situación de vulnerabilidad en el acceso a los alimentos, mientras que uno de cada 10 experimenta situaciones de inseguridad alimentaria graves, lo que significa que han experimentado situaciones de hambre en el último año.

Esta tendencia se profundizó levemente entre 2015 y 2016, y de modo particular en el estrato “trabajador marginal”, en espacios de asentamientos urbanos.

Preocupa, también, que “las brechas de desigualdad social se han incrementado entre 2010 y 2016, y son claramente regresivas para las poblaciones más vulnerables en términos socioeconómicos y en espacios de villas”.

En este contexto, la proporción de niños que reciben asistencia alimentaria gratuita directa se ha mantenido en torno a un 28,6 por ciento desde el 2014. En el último período interanual, se incrementó en el estrato trabajador marginal y en el Conurbano bonaerense.

En materia de hábitat, el informe da cuenta de que el 42,5 por ciento de la infancia y la adolescencia reside en viviendas con algún problema de saneamiento y de contaminación ambiental.

Ello es claramente más frecuente a medida que desciende el estrato social y en los espacios residenciales informales, como las villas de emergencia. También es marcado el déficit en la calidad de los materiales de construcción de las viviendas donde residen y la situación de hacinamiento que afecta, aproximadamente, a dos de cada 10 niños y adolescentes.

A esto se suma que desde el último período interanual la situación de hacinamiento empeoró específicamente en las áreas metropolitanas del interior del país.

En cuanto a la cobertura de salud a través del sector público como única alternativa de atención de la salud del niño, continúa incrementándose. Entre 2010 y 2016, la cobertura del sector público en la infancia se incrementó en 3,4 puntos porcentuales. El 50,3 por ciento de la infancia y la adolescencia en la Argentina urbana tiene como única opción para la atención de su salud el sector público. El 21,7 por ciento de la población de referencia no realizó una consulta en el último año.

En materia educativa, el estudio expuso que el 25,9 por ciento de los adolescentes que concurren a establecimientos educativos de nivel medio, es decir, al secundario padece un déficit sostenido que se expresa en repitencia o en “rezago” educativo.

(Fuente: La Voz)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *