jueves , 22 de agosto, 2019

La ONU contabiliza 93 mil muertos en Siria

Al menos 93.000 personas murieron en Siria desde que insurgentes se alzaron, hace más de dos años, contra el gobierno del presidente Bashar Al Assad, 23.000 más que la estimación hecha en febrero de este año, según señaló en Ginebra la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
Según el informe y que basa sus cálculos sólo en muertes documentadas hasta fines de abril, en la actualidad mueren en el país árabe entre 5.000 y 6.000 personas por mes. En el segundo semestre de 2011, apenas comenzado el conflicto, el promedio mensual de víctimas mortales era de un millar, consignó la agencia de noticias DPA. «Esta tasa de muertos extremadamente alta refleja el deterioro dramático de la situación», señaló la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay.
De los 93.000 muertos, más de 6.500 eran menores de edad y de ellos casi 1.730 niños eran menores de diez años, detalló la funcionaria. Asimismo, afirmó que los principales estragos de la crisis los sigue sufriendo la población civil. «Día tras día, las tropas gubernamentales disparan o atacan desde el aire áreas urbanas», aseguró.
«Además, hay informes documentados de manera creíble sobre torturas y ejecuciones de niños y familias completas, incluidos bebés», señaló Pillay.
La Alta Comisionada llamó a todas las partes implicadas en el conflicto a «declarar un alto el fuego, antes de que decenas de miles de personas más mueran o resulten heridas».
El número de muertos constatados es el mínimo que puede registrarse en el país, pues sólo se recopilaron los casos en los que se conocía el nombre de las víctimas, así como el lugar y la fecha de los decesos.
Por otra parte, la Cancillería israelí advirtió a Rusia que los misiles antiaéreos rusos S-300 que Moscú planea venderle a Siria «amenazan la seguridad nacional» del país.
«Los S-300 son un arma de alcance estratégico. Apenas son relevantes para el conflicto interno sirio, pero son capaces de derribar objetivos en el espacio aéreo y marítimo israelí», señaló el vicecanciller Zeev Elkin. El diplomático, que mantuvo consultas con la cancillería rusa, destacó que Moscú puede considerar a los S-300 como un armamento defensivo en su enorme territorio, pero en Medio Oriente «se vuelve ofensivo». Y agregó, «Naturalmente, a nosotros nos es difícil considerar defensivo ese armamento», destacó Elkin.

(Télam)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *