sábado , 20 de julio, 2019

La Justicia investiga más casos de lavado de dinero

El fiscal Marijuán, que imputó por lavado a Lázaro Báez, amplió la acusación contra los financistas por dos nuevos reportes de operaciones irregulares realizadas por la firma SGI y por Leonardo Fariña
La imputación por lavado de dinero que hizo el fiscal Guillermo Marijuán contra el empresario kirchnerista Lázaro Báez también significó una ampliación de la acusación contra otros de los involucrados en la causa iniciada por el informe del programa Periodismo Para Todos.
Leonardo Fariña y la firma SGI de Federico Elaskar, confesos y luego arrepentidos lavadores de dinero, fueron reportados por dos entidades financieras que emitieron sendos Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS) en los últimos tiempos. Y la Unidad de Información Financiera (UIF) los envió en los últimos días a los Tribunales.
En el requerimiento de instrucción que firmó Marijuán se señala que el Banco Galicia informó un ROS sobre la financiera SGI Argentina que era de Elaskar, por movimientos en una cuenta por 3.894.405 pesos. Los movimientos sospechosos en esa cuenta del Galicia se dieron desde que comenzó el año hasta el 31 de marzo. Y la cuenta está a nombre de César Gustavo Fernández, quien reemplazó a Elaskar como presidente de SGI.
La otra operación sospechosa fue reportada por la conocida concesionaria de Mercedes Benz Lonco Hue, que señaló que Fariña dejó una seña de 5.000 pesos en marzo pasado para la compra de dos autos de alta gama. El valijero había reservado un Mercedes Benz C63 AMG coupé y un SLK 250 Be, automático.
Los dos reportes de operaciones se hicieron luego de que en el programa Periodismo Para Todos se revelaran las actividades vinculadas con el lavado de dinero por parte de Fariña y a la sociedad que Elaskar dijo-y luego se desdijo- que había sido cooptada por gente de Báez.
Marijuan también sumó a la investigación donde quedaron imputados Báez y su hijo Martín, entre otros, la denuncia hecha por los diputados Graciela Ocaña y Manuel Garrido sobre la sociedad Helvetic Services que compró la financiera SGI. De este modo la causa judicial se amplió también para buscar los verdaderos dueños de la financiera que, se investiga, se habría usado para lavar dinero del empresario Báez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *