miércoles , 23 de octubre, 2019

La joven violada en Ciudad Universitaria reconoció a su agresor

La denunciante pidió además ser querellante en la causa. El policía detenido será indagado hoy por la fiscal de Delitos Sexuales, Ingrid Vago.

La joven de 24 años, que denunció haber sido abusada sexualmente por un efectivo de la Policía de Córdoba que cumplía adicionales en Ciudad Universitaria, reconoció a su agresor en una rueda de identificación que se realizó ante la Justicia.

El policía imputado se encuentra detenido y este jueves será indagado por la fiscal de segundo turno de Delitos Sexuales de la ciudad de Córdoba, Ingrid Vago.

El abogado que representa al acusado, Fernando Vázquez, sostuvo que intervino por información que le acercaron los familiares del detenido. “Hay una versión de los hechos que difiere a la versión que sustenta la fiscalía y que trascendió a los medios de prensa. Nosotros en el día de mañana, cuando tengamos acceso a las actuaciones vamos a corroborar esta información que tenemos”, agregó.

Por otro lado, la víctima pidió constituirse como querellante en el marco de la causa.

El abogado de la víctima, Carlos Nayi, contó que Hugo Luna, anterior defensor del policía, renunció a menos de 24 horas de haber asumido la defensa, “debido a la cantidad de elementos probatorios que existen en la causa”. El efectivo está imputado por abuso sexual con acceso carnal agravado por su condición de funcionario público y permanece detenido desde en la cárcel de Bouwer.

Cabe recordar que el abuso ocurrió en la madrugada del sábado 3 de agosto frente a la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba. La arquitecta, de Santiago del Estero, estaba en un auto estacionado con un chico de 20 años, estudiante de la carrera de Aviación. Era la segunda vez que salían juntos.

“La pesadilla transitó en un espacio comprendido 4.50 y las 6 de la mañana. La joven y el chico que la acompañaba habían concurrido a un boliche en pleno corazón de Nueva Córdoba, y a las 3 de la madrugada llegaron al playón de la Facultad de Agronomía, para lograr intimidad pero no estaban manteniendo relaciones sexuales porque ella estaba con su ciclo”, especificó Nayi.

“En cierto momento un reflector ilumina todo el auto cuando se estaban dando unos besos, y es allí cuando el policía comienza una tarea de manipulación que llevó a esta chica a ser menos persona y más objeto. Una manipulación que terminó con una exigencia indebida y la violación. El epíteto de una conducta depredadora que se ve agravada por el hecho de que es abusador es un hombre de la Fuerza policial”, agregó el abogado.

Respecto a la supuesta “negociación” entre el policía y el estudiante de Aviación, el abogado reforzó la hipótesis del miedo al policía, quien actúo amenazándolos. “Lo que ocurrió aquí se llama por la ley, la Justicia y el derecho ‘amenaza vis compulsiva’, es decir la utilización de amedrentamientos que causan temor y hacen desaparecer la voluntad”.

El policía los amenazó con que iban a ser detenidos, les sacó fotos a sus documentos y a la patente del auto, les dijo que habían cometido un acto contrario a la ley, y le aseguró al chico que iba a ser despedido de su trabajo. “¿Si yo los dejo ir, qué gano? No recibo plata”, fue una de las frases que usó.

(Fuente: La Nueva Mañana)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *