Viernes , 24 de Noviembre, 2017

La Corte confirmó la condena por las fumigaciones en barrio Ituzaingó

El máximo tribunal rechazó una queja presentada por la defensa al considerar que no hay “agravio federal suficiente”. Los dos condenados deberán cumplir tres años de prisión no efectiva. La defensa evalúa apelar a tribunales internacionales.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación rechazó ayer la queja presentada por la defensa el productor agropecuario Francisco Parra y el piloto Edgardo Pancello contra el fallo de la Cámara Primera del Crimen de la Justicia cordobesa que los condenó a tres años de prisión condicional al considerar que mediante el uso de agroquímicos envenenaron de “modo peligroso” suelos, salud y el ambiente en general en la zona de barrio Ituzaingó anexo de esta ciudad.

El máximo tribunal consideró que la queja es “inadmisible” porque el delito no constituye un “agravio federal” y desestimó así el último recurso de la defensa.

A propósito, el abogado de Parra, Juan Manuel Aráoz se mostró insatisfecho con la resolución y adelantó que evalúan apelar a los tribunales internacionales.

“La Corte Suprema rechazó la queja, la sentencia queda firme, pero no se corta la vía discursiva y estamos evaluando la viabilidad de apelar a los tribunales internacionales, a la Corte Interamericana de Derechos Humanos”, dijo Aráoz.

Tanto Parra como Pancello deberán cumplir la pena que además incluye la inhabilitación de 8 y 10 años respectivamente para realizar aplicaciones de agroquímicos en campos. Ninguno de los dos irá a prisión, pero deberán cumplir tareas comunitarias de 10 horas semanales, durante cuatro años, para el Estado o en instituciones de bien público relacionadas con el ambiente y la salud.

“La Corte dictaminó que no hay agravio federal y con este tipo de resoluciones no hace más que demostrar que no quiere entrar en el tema y lo rechaza con una salida formal. Nosotros creemos que si existía agravio federal”, analizó Aráoz sorprendido por la decisión que intuyó sería favorable a su defendido luego de estar pendiente durante “un año y seis meses en la Corte Suprema”.

“Esperábamos que la respuesta fuera otra ya que en otros fallos había determinado que los agroquímicos no eran residuos peligrosos”, reconoció.

(Fuente: La Voz)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *