miércoles , 19 de diciembre, 2018
AFIP

La CAME pidió a la Afip reducir el primer anticipo de Ganancias para fortalecer a las pymes

La entidad propuso al gobierno reducir del 25% al 5% el primer anticipo del gravamen y advirtió que, de no atender esta dificultad del sector, “obligarán a la Pyme a saltar a la informalidad, o bien a cerrar”.

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) presentó a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) una propuesta para reducir el anticipo de ganancias de las Pymes.

A través de un comunicado de prensa, la entidad fundamentó su planteo en “las dificultades que enfrentan las Pymes para pagar sus obligaciones tributarias” las cuales “exigen medidas urgentes que reduzcan las situaciones distorsivas que se presentan en los pagos”.

La propuesta con consiste en reducir del 25 por ciento al 5 por ciento el primer anticipo de ganancias, estableciendo el siguiente sistema: “Un anticipo inicial de 5%: bajar el anticipo inicial de 25% a 5% tiene sentido contemplando que se paga justo al mes siguiente de abonar el impuesto que corresponde a la declaración jurada anual, lo que hace muy difícil al empresario conseguir los fondos. Prueba de ello es que muchas empresas deben solicitar planes de pagos para ingresar el impuesto anual, pero la AFIP no da planes para el anticipo”.

En este sentido, a CAME explicó que “no se trata de reducir impuestos, sino de que la empresa pague el tributo más sobre la fecha que le corresponde. Este año además habrá un agravante: como los anticipos se calculan sobre los resultados del año anterior, muchas Pymes están viendo que, frente a la falta de rentabilidad que impone un mercado retraído, las probabilidades de que terminen pagando más de lo correspondiente y les quede saldo fiscal a favor de la AFIP son altas, aun habiéndose reducido del 35% al 30% la alícuota del impuesto a las ganancias para este año”.

“Cabe destacar que la reducción de anticipos no tiene costo fiscal. Solo se trata de que la empresa abone más cerca de la fecha que le corresponde, sin tanta anticipación. Y en todo caso, evitará una caída en la recaudación provocada porque las dificultades para pagar obligarán a la Pyme a saltar a la informalidad, o bien a cerrar”, concluye el parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *