martes , 20 de agosto, 2019

La amiga de Dalmasso se habría suicidado

La empleada doméstica contó que Silvana Masoero se habría cubierto con un tapado de piel previo a rociarlo con querosene y luego prenderse fuego. El esposo está en coma farmacológico.

Una de las amigas de Nora Dalmasso, murió debido a las graves heridas sufridas tras quemarse el 90% de su cuerpo y los investigadores manejan la hipótesis del suicidio.

La mujer, identificada como Silvana Masoero, de 48 años, falleció en el hospital San Antonio de Padua de Río Cuarto, al que había sido llevada con graves quemaduras en su cuerpo, mientras que su marido aún se encuentra internado en coma farmacológico.

De acuerdo con los primeros testimonios, los investigadores señalaron que la mujer se había rociado combustible en su cuerpo en momentos en que estaba en su vivienda de la calle Pringles al 766, mientras que Gustavo Busso, pareja de Masoero, debió ser derivado a la unidad de terapia intensiva de un centro privado, debido a las heridas que recibió cuando intentó rescatar a su esposa de las llamas.

“El paciente Gustavo Busso registró quemaduras en su rostro y en las vías aéreas“, dijeron desde el centro asistencial. Su pronóstico es reservado.

Al parecer la mujer transitaba por un profundo cuadro depresivo al momento de tomar la drástica determinación.

La empleada doméstica de la pareja contó que la mujer se envolvió en un tapado de piel antes de rociarse con combustible y encenderse fuego.

Masoero era íntima amiga de Nora Dalmasso e integró el grupo de mujeres que compartió una cena con ella horas antes del crimen.

Nora Dalmasso fue encontrada asesinada en noviembre de 2006, y su caso conmocionó a la opinión pública, porque se dijo que el deceso se produjo en el marco de una práctica sexual extrema y porque estarían involucradas personas poderosas.

Al momento del homicidio de Nora, Masoero estaba casada con el legislador delasotista Alfonso Mosquera, quien integró el grupo que ese día estaba en Uruguay con el viudo de Dalmasso, Marcelo Macarrón, jugando al golf.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *