sábado , 20 de julio, 2019
AFIP

Justicia: En cuestiones de Familia no rige el secreto fiscal

Admiten pedido de informes a la AFIP sobre la situación patrimonial del hermano del ex cónyuge de la accionante, al sospecharse actos de simulación en perjuicio de ésta.

Tras determinar que se configuró un caso de excepción previsto expresamente en la ley, por tratarse de una causa en la que se debaten cuestiones relativas al Derecho de Familia, en las que no rige el secreto fiscal previsto en el artículo 101 de la ley 11683, la Cámara 1ª Civil, Comercial, Familia y Contencioso-administrativo de Río Cuarto admitió el pedido de informes a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) formulado por la accionante con respecto a la situación patrimonial y fiscal del hermano de su ex cónyuge, con motivo del juicio en el que se sostiene que se celebraron actos simulados de supuestas transferencias de bienes entre los demandados.

La mujer promovió acción de nulidad del convenio de división de sociedad conyugal que celebró con su ex marido, asegurando que -al suscribirlo- desconocía que existían determinados bienes de propiedad del ex esposo que se encontraban simuladamente a nombre del hermano de éste, a quien también demandó.

En función del secreto fiscal, el juzgado de origen desestimó el ofrecimiento de prueba informativa de AFIP respecto de los datos que obran registrados respecto del pariente colateral codemandado, empero la mencionada cámara anuló tal resolución e hizo lugar al pedido de informes, tras ponderar que se trata de un caso de excepción contemplado en la norma aplicable, por cuanto en el pleito se ventila una cuestión de familia.

Doctrina

De tal forma, el tribunal de apelación, integrado por Julio Benjamín Ávalos, Rosana de Souza y Eduardo Cenzano, admitió el recurso interpuesto por la ex cónyuge en virtud que, si bien “buena parte de la doctrina y la jurisprudencia, con un criterio indiscutiblemente tributarista, asume una posición extrema puesto que se sostiene que la información debe ser negada”, se trata de una “postura que implícitamente desconoce la excepción en análisis, y con ello inobserva la propia manda legal, por lo que obviamente no puede ser compartida”.

En tal sentido, el pronunciamiento predicó: “Coincidimos con Giuliani Fonrouge y Susana Navarrini en que fue un acierto la dispensa del secreto fiscal en las cuestiones de familia, que incorporó al artículo 101 la ley 20024, pues la reforma impedirá ‘el fraude de la mujer casada ante la negativa de enviar informaciones sobre bienes de la sociedad conyugal denunciados por el marido (…) así como la defraudación de los incapaces por sus tutores o curadores”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *