lunes , 18 de noviembre, 2019

Intendente de Capilla del Monte ratificó su compromiso con el cuidado de las tierras en zona serrana

El intendente local Gustavo Sez ratificó su firme intención de proteger el invalorable capital paisajístico y ambiental de Capilla del Monte del potencial desarrollo de nuevos loteos y urbanizaciones en zonas montañosas protegidas por normativas provinciales y comunales.
“Nosotros mantenemos firmes nuestra intención de reducir a una cota de 1.060 metros la altura máxima en la que se pueden desarrollar nuevas urbanizaciones. Así enviamos la ordenanza al Concejo Deliberante y así lo sostenemos”, destacó el jefe comunal.
Para el titular del Departamento Ejecutivo de Capilla del Monte, la zona ubicada por arriba de esa altura es de fundamental importancia para la ciudad ya que allí se encuentran las reservas hídricas y la “esponja verde” que actúa para retener las precipitaciones de agua.
“Tenemos que preservar esta zona para las generaciones futuras de Capilla del Monte. Hay que prohibir construcciones y defender el ambiente a ultranza. Además este sector en particular está ubicado dentro de las áreas protegidas por la Ley Provincial de Ambiente”, continuó Sez.
El intendente capillense fundamentó su posición en los aportes recibidos de diferentes técnicos universitarios, especialistas en cuestiones hídricas y ambientales.
Las declaraciones de Sez cobran particular importancia puesto que en los primeros días de julio vence la última prórroga otorgada por el Concejo Deliberante a la normativa de excepción que regula los loteos en esa zona de montaña.
Actualmente, la cota máxima está establecida en 1.100 metros. El Departamento Ejecutivo propuso bajarla a 1.060 y desde la Comisión Multisectorial de Capilla del Monte se exige incluso bajar a 1.050 el máximo.
“Tengo la esperanza que el Concejo Deliberante tomará la decisión más correcta aprobando lo que es más conveniente para la ciudad. Hubo una audiencia pública, se escucharon las distintas posiciones a favor y en contra y además están los informes técnicos. Algunos quieren cambiar este paisaje de Capilla del Monte que enamora sin tener en cuenta que está en la zona roja para la Ley Provincial de Ambiente. En consecuencia, está protegida por una norma superior a cualquier ordenanza”, continuó.
El problema que afrontan las autoridades es que al reducir la cota máxima para edificar desde 1.100 a 1.060 quedarían sin poder desarrollarse urbanísticamente unos 500 lotes. Fuente La Mañana