miércoles , 21 de agosto, 2019

Insaurralde quiere bajar la edad de imputabilidad

El hombre elegido por Cristina Kirchner para representarla en la provincia de Buenos Aires, anunció que quiere bajar la edad de imputabilidad de los menores y que ya trabaja en un proyecto para debatir en la Cámara de Diputados.

Sin dejar lugar a dudas, Insaurralde fue tajante las dos veces que le preguntaron por el tema. “Lo estamos tratando con un equipo de candidatos y abogados; estamos armando esa agenda legislativa tanto con el tema de los menores como lo que tiene que ver con el desarme”, anunció durante una recorrida por San Martín, ante la pregunta de si estaba de acuerdo con el proyecto de Francisco de Narváez vinculado con bajar la edad a partir de la cual se pena a un menor que comete un delito. “Sí”, insistió el candidato, ante una segunda consulta en el mismo sentido, para sorpresa de la propia tropa oficialista, que en las primeras horas mostró su asombro y sorpresa y más tarde fue acomodando el discurso impulsado por el candidato.

La propuesta es parte de un paquete de medidas en materia de seguridad que presentará Insaurralde la semana próxima, en el que incluirá la creación de un marco general a nivel nacional para avanzar con las policías comunales (no sólo en la provincia de Buenos Aires) y un plan de desarme. Esos proyectos, aún en estudio, serán elevados a la presidenta del bloque oficialista, Juliana Di Tullio, su compañera de lista. Por el momento, no está garantizado el debate parlamentario ni tampoco hay una posición unánime dentro del propio Gobierno y el arco oficialista.

“Estamos abriendo la discusión”, explican cerca de Insaurralde ante el sorpresivo giro del kirchnerismo, que hasta el momento era propenso a evitar este tipo de discusiones, sobre todo en campaña. Tampoco había unanimidad de criterios en la materia. En la Casa Rosada tomaron con asombro la propuesta. “Es parte del nuevo interés en mostrar preocupación por la inseguridad y ajustar el discurso a uno de los mayores reclamos de la gente”, lo interpretó un ministro, que desconocía el plan.

Desde el comando de campaña del intendente de Lomas de Zamora no dieron mayores precisiones, pero insistieron en mostrarse abiertos al debate. Otra de las candidatas de la lista en la provincia y actual diputada, Diana Conti, se sumó a la iniciativa. “Lo estamos hablando porque tenemos que reiniciar el debate. Es un reclamo generalizado”, dijo a LA NACION, en sintonía con su compañero de nómina.

Incluso, Conti explicó que hay una condena de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que obliga a la Argentina a rever el sistema penal juvenil ante cinco casos de menores con cadena perpetua. El tribunal internacional entendió que se debía reducir el tiempo de prisión.

Según explicaban anoche en la Casa Rosada, lo que se debería modificar es la ley que estableció el régimen penal de la minoridad, que fija en 16 la edad a partir de la cual un menor puede ser imputado por delitos graves. Menos de 16 es inimputable.

Una de las propuestas que habían tenido media sanción del Senado en 2009 bajaba a 14 ese límite. Incluso la presidenta Cristina Kirchner había dicho en 2011 que le parecía “lógico” reducir la edad, aunque lo condicionó a un debate más amplio.

La idea de Insaurralde no terminaba de cuajar anoche entre los diputados oficialistas. Es que aquella reforma aprobada en el Senado hace cuatro años perdió estado parlamentario cuando pasó a la Cámara baja. Junto con un grupo de opositores, el kirchnerismo terminó dando de baja esa iniciativa.

Al menos en el bloque del Frente para la Victoria, no hay ningún nuevo proyecto presentado para debatir y lo que hará Insaurralde es presentar su propuesta al presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, y a Di Tullio.

“Parece una osadía personal”, lo describió una fuente parlamentaria del riñón cristinista para graficar el desconcierto que provocó la idea.

El tema genera ruido al interior del oficialismo y de quienes tienen simpatía por el Gobierno, como el juez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni, firme defensor de no agravar las penas para los menores. El ruido político en las fuerzas aliadas de corte progresista, y sobre todo la sorpresa con la que explotó el debate Insaurralde, promete abrir un eje de discusión interno dentro del kirchnerismo. Para bajar la expectativa, en la Casa Rosada sostenían que el discurso de Insaurralde se debía enmarcar en la campaña bonaerense, junto con los cambios que ayer decidió el gobernador Daniel Scioli con el nombramiento del intendente de Ezeiza, Alejandro Granados, como ministro de Seguridad

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *