domingo , 17 de noviembre, 2019

Inaceptable ataque del Gobierno nacional a la Justicia

La Corte Suprema de la Justicia de la Nación no dejó margen para dudas, ordenó que las partes involucradas  en el conflicto del 7D, es decir, el Gobierno Nacional y el Grupo Clarín, se abstuvieran de tramitar medidas judiciales, que dilaten la resolución de fondo.

Sin embargo, los representantes de la administración kirchnerista, no solo no acataron lo dispuesto por el Máximo Tribunal sino que fueron mucho más allá, cuando el ministro de Justicia de la Nación, Julio Alak recusó a la totalidad de la Cámara Civil y Comercial que debe resolver sobre la medida cautelar presentada por el Grupo Clarín.

Pero sin dudas, el punto de mayor tensión lo generó el propio Alak, quien advirtió que la Cámara incurriría en “un alzamiento contra una Ley de la Nación “ y un a “burla a la voluntad popular”.

Lo grave de esto es que lo dice nada menos que el Ministro de Justicia, un hombre que para ejercer dicho cargo debe tener formación jurídica,  por lo cual sabe que le corresponde a la Justicia interpretar las leyes cuando hay controversias y, en todo caso, interpretar la voluntad legislativa al momento de la sanción ¿es consiente el ministro de lo que dijo o lo que le mandaron a decir?.

Carlos Kuunkel el diputado nacional oficialista que caracterizado por sus exabruptos y la rusticidad legislativa que gobiernan sus actos, denunció la existencia de un golpe institucional.

A esta altura nadie puede afirmar qué sucederá el 7D. Pero sobre lo que no pueden quedar dudas es que los dichos y la conducta de Alak y Kunkel  no pueden quedar en lo anecdótico. Ni el poder Judicial, ni el parlamentario, ni los Colegios de abogados, ni la gente pueden dejar pasar por alto una intromisión sin precedentes en tiempos democráticos contar la independencia de la Justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *