lunes , 23 de septiembre, 2019

Imputaron a Niembro y a su socio por lavado de dinero

El fiscal González imputó a al periodista y a Meza, fundadores de La Usina Producciones, en la causa que investiga las denuncias por contratos irregulares entre la firma y el gobierno porteño por más de $21 millones.

El titular de la fiscalía criminal y correccional federal 7, Ramiro González, imputó ayer al periodista Fernando Niembro y a su ex socio en La Usina Producciones SRL, Atilio Alberto Meza, por presunto el supuesto delito de lavado de activos de origen ilícito por más de 20 millones de pesos.

La denuncia había sido formulada por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), con firma del fiscal General Carlos Gonella, en base a la existencia de contratos entre La Usina Producciones SRL y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por alrededor de 20 millones de pesos.

Según la denuncia, a través de estos contratos “se habría beneficiado económicamente e ilegalmente a Fernando Niembro y a Atilio Alberto Meza”, durante el periodo comprendido entre el 2012 y 2015.

Se transformó la excepción en la regla“, dijo González en su resolución, al hacer referencia a que para la adjudicación se utilizaron ciertos mecanismos excepcionales tales como la contratación directa y/o el régimen establecido por el Decreto 556/2010, en vez de la regla, que es la licitación.

“Necesariamente ese gran caudal de dinero de origen ilícito (que supera holgadamente la condición objetiva de punibilidad impuesta por el art. 303 del C.P) debió haber sido puesto nuevamente en circulación en el mercado, con la consecuencia posible de que adquiera la apariencia de un origen lícito”, había expresado Gonella en su denuncia.

La causa quedó radicada en el juzgado federal 7, a cargo de Sebastián Casanello, bajo los autos “Rodríguez Larreta y otros s/ abuso de autoridad y violación de deberes de funcionario público”.

La Procuraduría consideró la posibilidad del lavado de activos a partir de una serie de Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS) remitidos por el Banco de la Ciudad de Buenos Aires a la Unidad de Información Financiera (UIF).

De esa información surgió que tanto Meza como Niembro “incorporaron a sus respectivos patrimonios diversos vehículos de alta gama”, marca Mercedes Benz y Audi.

El representante del Ministerio Público Fiscal señaló que La Usina habría comprado “espacios de publicidad en los medios y luego se los vendería a un precio mayor a diversas dependencias públicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

De acuerdo a la denuncia original, La Usina ”habría recibido dinero del Ministerio de Desarrollo Social, de la cartera de Salud y de la Jefatura de Gabinete, todos del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

El fiscal federal indicó que la PROCELAC había señalado como irregularidades más notorias la adjudicación de contratos a favor de La Usina entre las que figuraban las 164 contrataciones adjudicadas por el gobierno porteño a favor de la productora por un monto total de 19.473.878,80 de pesos.

Además, el fiscal solicitó varias medidas de pruebas para profundizar la investigación, como la solicitud de información a la AFIP y al Banco Central, así como también a otros organismos públicos nacionales.

A la vez, requirió al ente recaudador de la provincia de Buenos Aires, ARBA, información sobre la deuda que “La Usina Producciones” registraría ante esa agencia, y a los Hipódromos de Palermo, San Isidro y La Plata, que informen si los imputados son titulares registrales de studs o Boxes.

Niembro fue denunciado por múltiples contrataciones realizadas por una empresa llamada La Usina, fundada por el periodista, y el gobierno de la Ciudad, por la cual facturó más de 21 millones de pesos en tres años. Además, la firma tuvo su primer contrato con el gobierno macrista tres días después de fundación.

Otro de los datos llamativos es que la productora, que fue contratada siempre de manera directa, sólo tuvo como clientes al gobierno de la Ciudad y al Banco Ciudad.

Finalmente, Niembro vendió su parte de La Usina por tan sólo 20 mil pesos, siendo que por ella facturó más de 20 millones de pesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *