miércoles , 18 de septiembre, 2019

Histórico triunfo de la oposición en Venezuela

Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ganó 99 escaños en la Asamblea Nacional, frente a las 46 bancas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), espacio que responde al presidente Nicolás Maduro.

Tras 17 años de hegemónicos gobiernos del PSUV, ayer, en los comicios legislativos, la oposición encarnada en la Mesa de la Unidad Democrática, MSD, se impuso sobre el oficialismo nacional y destronó el imperioso estilo que inauguró hace tiempo ya el ex presidente Hugo Chávez.

Con  99 escaños en la Asamblea Nacional, la MUD logró imponerse frente a las 46 bancas que estarán a cargo del Partido Socialista Unido de Venezuela), según  informó la presidenta del Consejo Electoral Nacional (CNE), Tibisay Lucena, en base al 96,03 por ciento de los resultados. A estas cifras se suman 19 cargos que aún están por definir y otros tres correspondientes a diputados de la representación indígena.

“¡Comenzó el cambio, Venezuela!, afirmó el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús “Chúo” Torrealba, al conocerse las cifras. “Hoy tenemos razones para celebrar. El país pidió un cambio y ese cambio comienza hoy.

El voto logró vencer democráticamente a un gobierno que no es democrático. Los resultados envían un claro mensaje al gobierno de que el país está candado de vivir en el fracaso”, sentenció un eufórico Torrealba en la sede de su agrupación.

Señalar a los culpables

Al trascender los resultados, desde el oficialismo nacional reconocieron la derrota y revalorizaron la transparencia y tranquilidad con la que se desarrolló la jornada.

Nicolás Maduro, presidente venezolano, ofreció una conferencia de prensa televisada inmediatamente después de conocerse las cifras. Allí, reconoció la derrota del PSUV y alabó el “triunfo de la democracia”.

 “Hemos venido con nuestra moral, con nuestra ética, a reconocer estos resultados adversos, a aceptarlos, y a decir que ha triunfado la democracia”, declaró el mandatario.

No obstante, aseguró que el triunfo opositor se vio impulsado por una campaña “desleal” y una “guerra económica” local e internacional que alentaron un escenario de fuerte inflación y de desabastecimiento de bienes básicos.

 “Ha triunfado la guerra económica, ha triunfado una estrategia para vulnerar la confianza colectiva en un proyecto de país, ha triunfado circunstancialmente el estado de las necesidades creado por una política de capitalismo salvaje, de esconder los productos, de encarecerlos”, definió un atribulado Maduro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *