viernes , 6 de diciembre, 2019

Hallaron una notable pieza de cerámica en el Cerro Colorado

El Museo Arqueológico del Cerro Colorado estudia un recipiente enterrado boca abajo muy cerca del curso de agua que baña el pueblo.

Personal del Museo Arqueológico del Cerro Colorado, que depende de la Dirección de Patrimonio Cultural de la Provincia, realizó una excavación de rescate de una vasija hallada en una de las calles laterales que desemboca en el río Los Tártaros, el curso de agua que mansamente atraviesa el pueblo.

El recipiente fue descubierto accidentalmente por vecinos de la localidad del norte cordobés, quienes dieron aviso a las autoridades. “Se trata de una vasija de forma globular (redondeada) con cuello”, precisó el arqueólogo Luis Tissera.

Una parte de la vasija asomaba en un lugar de alto tránsito vehicular, muy cerca de uno de los puentes que atraviesa el río. A partir de la denuncia del hallazgo, las instituciones públicas y el pueblo del Cerro Colorado cooperaron con la preservación del objeto. Precisamente por estos días el consorcio caminero de la zona está realizando tareas de mantenimiento en el lugar.

“Los hallazgos de artefactos y vestigios prehispánicos han sido frecuentes a lo largo del tiempo debido al potencial arqueológico de la localidad, el grado de integridad de la vasija está estimado en un 70 por ciento”, consigna el informe elevado por los especialistas a la Dirección de Patrimonio Cultural de la Provincia.

La pieza fue trasladada al Museo Arqueológico del Cerro Colorado, donde se realiza la limpieza del objeto ya que el lugar cuenta con personal especializado para esa tarea.

La limpieza del sedimento que rodea el objeto y que está en el interior del recipiente permitirá a los profesionales un análisis del contenido que ampliará la información del acerca del uso de esta vasija encontrada boca abajo.

El sedimento se extrae lentamente, centímetro por centímetro, empleando una espátula de madera. La limpieza sigue los lineamientos metodológicos que marca la así llamada Arqueología de Rescate.

El especialista recordó que en otras excavaciones fueron halladas dos vasijas invertidas, en Carlos Paz y en Copacabana.

En este caso, Tissera destacó el notable estado de integridad de este objeto en comparación con los anteriores hallazgos. En este sentido, explicó que el deterioro en el que suelen encontrarse estás piezas se debe a que la cerámica hecha en Córdoba es demasiado fina y tiene un bajo grado de cocción, comparada con la cerámica hecha en Catamarca, que es más dura y resistente.

En cuanto a una posible hipótesis acerca del uso de este objeto, se cree que quizá fue usado como urna funeraria o para ofrenda. Sin embargo, todo es materia de estudio y aún no es posible establecer un uso con total certeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *