viernes , 19 de julio, 2019

Oyarbide dijo que hablen con Dios para saber porque las causas caen a él

El magistrado Norberto Oyarbide descartó acuerdos para que investigaciones sensibles recaigan en su juzgado. “Pregúntenle a la Cámara Federal”, sugirió. PorAmérica adelantó que habrá definiciones en el caso Schoklender antes de 2013, desmintió que vaya a jubilarse y confirmó su casamiento

En los ámbitos de la Justicia, Norberto Oyarbide siempre fue apuntado como un juez “amigo” de los distintos gobiernos. En su juzgado, por circunstancias que nunca se aclaran, recaen algunos de los casos más sensibles de la Argentina. Sin embargo, el titular del Juzgado Federal Nº5 desestimó de plano estas especulaciones.

“Yo no hago el sorteo, es electrónico. Y el día del apagón incluso se hizo manualmente y llegó a mi juzgado. Averigüen en la Cámara (Federal)”, argumentó el magistrado, en diálogo con el programa “Toma y Daca” de radio América.

Según explicó, la sensación de que las causas importantes recaen en su escritorio puede responder a que siempre se trata de “temas muy sonoros y que tienen muchas reverberancias”. “Hablen con Dios y pregúntenle por qué me tocan a mí”, acabó por sugerir.

De todos modos, el magistrado aclaró que no recibe presiones de terceros para que falle a favor de nadie. “No aparece nadie con una escopeta. Con la palabra presión uno puede imaginarse distintos tipos de situaciones, como personas que vienen a amenazarlo o que lo golpean. Pero no sucede nada de eso. Es sólo la presión que uno tiene personalmente en su propia alma”, explicó.

Por otra parte, Oyarbide se refirió a la investigación sobre el desvío de fondos por parte de la fundación Sueños Compartidos de las Madres de Plaza de Mayo, en la cual su ahora ex apoderado, Sergio Schoklender, es apuntado como el principal responsable.

El magistrado anticipó que “a mediados de este mes” se conocerá su resolución de mérito en el caso, pero aclaró que la investigación conlleva desentrañar un “andamiaje muy difícil” para el que requiere un equipo de “más de 50 expertos que trabajan hasta los fines de semana”.

“La República Argentina está esperando una definición provisoria, como son todas las resoluciones que puede dictar un juez de primera instancia. (…) Creo que el volumen superará ampliamente a causas extraordinarias de la República Argentina, como la causa AMIA, por ejemplo”, señaló.

Además, el juez federal desmintió que analice jubilarse y recordó que el ministro de la Corte Suprema Carlos Fayt, con más de 90 años, podría ser su padre. “Voy a continuar todo el tiempo que Dios me dé”, anticipó.

Por último, Oyarbide confirmó que se casará con su pareja, Claudio Blanco, en un festejo que aún no tiene fecha. “Van a estar todos los periodistas en una mesa. Quiero que vengan y cuenten todo lo que vean”, convocó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *