sábado , 7 de diciembre, 2019

Gremios marcharon contra el Gobierno nacional en el 49° Aniversario del Cordobazo

Con un acto en la plaza “Agustín Tosco”, todas las centrales sindicales conmemoraron la gesta obrera y estudiantil de 1969. La consigna fue contra el tarifazo, el FMI y la reforma laboral.

El movimiento obrero de la provincia de Córdoba conmemoró ayer el aniversario número 49 del Cordobazo, con una manifestación  por el centro de la ciudad que confluyó en la plaza “Agustín Tosco”, donde no hubo oradores pero se leyó un documento consensuado por los trabajadores.

Reivindicando la gesta popular obrero-estudiantil de 1969, todas las centrales sindicales convocaron a movilizarse a sus trabajadores. Durante la mañana se convocaron representantes de las dos facciones de la Confederación General del Trabajo (CGT) y de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA).

En un masivo acto se leyó un documento titulado: “A 49 años del Cordobazo” donde se realizó un repaso histórico de los acontecimientos a fines de los años sesenta: “Estamos hoy aquí, en primer lugar, para conmemorar aquella jornada y rendir homenaje a los dirigentes gremiales y al pueblo que la hicieron posible”.

Con un trazado sobre el contexto actual, el documento también se pronunció en rechazo a las políticas del actual Gobierno nacional, donde se expresó la “resistencia a las políticas del mismo origen que aquellas de 1969 y que ahora pretenden imponerse desde un gobierno nacional electo democráticamente por la voluntad mayoritaria de los ciudadanos”.

El texto completo:

Hace exactamente 49 años llegaban a esta esquina las columnas de los compañeros mecánicos que, con Elpidio Torres a la cabeza, habían marchado desde Santa Isabel cumpliendo el abandono de tareas que daba comienzo al primer PARO ACTIVO en la historia del Movimiento Obrero de Córdoba.  En el camino la policía ya había intentado, sin éxito, dispersarlos. 

Su llegada al centro de la ciudad  marcó el encuentro con los choferes de la UTA que con Atilio López a la cabeza habían abandonado sus tareas; con los trabajadores de otros gremios; con los estudiantes que convocados por Agustín Tosco, estaban en la calle desde temprano y con todos los cordobeses que se habían sumado, marcando el punto más alto de aquella jornada histórica.

Los dirigentes de ambas CGT habían acordado un planteo conjunto de resistencia contra las políticas que imponía la dictadura de Onganía, que iba más allá de las reivindicaciones puntuales sobre salarios o condiciones de trabajo y reclamaba el fin de las políticas económicas que de la mano de KriegerVasena y con el libreto de ajuste que dictaba el Fondo Monetario, pretendía imponer  la dictadura. 

Un plan que para ser viable requería la permanente y violenta represión de la policía brava contra trabajadores, estudiantes, hombres y mujeres de la cultura y en suma, contra cualquiera que se expresara en contra de las políticas del régimen.

Quienes gestaron el Cordobazo planteaban, en definitiva, el fin de la dictadura y el regreso de la democracia en nuestra patria.

Estamos hoy aquí, en primer lugar, para conmemorar aquella jornada y rendir homenaje a los dirigentes gremiales y al pueblo que la hicieron posible.

Pero también para expresar nuestro compromiso de resistencia a las políticas del mismo origen que aquellas de 1969 y que ahora pretenden imponerse desde un gobierno nacional electo democráticamente por la voluntad mayoritaria de los ciudadanos.

Que con apelaciones a la voluntad y a la modernidad va modelando una realidad en donde la timba financiera es más importante que la producción y el trabajo.

Dos

En donde se endeuda  criminalmente al país en forma pavorosa, hipotecando el presente y el futuro de varias generaciones de argentinos, mientras se devalúa sin anestesia nuestra moneda.

En donde las ganancias de los poderosos son más importantes que la suerte que corran los trabajadores formales, los desocupados, los trabajadores de la economía popular,  los más pobres y excluidos de nuestro Pueblo y los jubilados y pensionados  a los que ya se castigó con una escandalosa Reforma Previsional.

En donde se predica el gradualismo, pero de un solo golpe se exime de impuestos a actividades como la Mega Minería y se aplica un tarifazo brutal en los servicios públicos.  

En donde se alienta la importación indiscriminada que se lleva puestos de trabajo por miles en la actividad privada, mientras que el Gobierno Nacional cesantea a otros miles de trabajadores en el Estado.

En donde se pretende imponer un tope a los aumentos salariales mientras la inflación desbocada se come a diario su poder adquisitivo; las paritarias dejaron de ser libres y el propio Ministro de Trabajo amenaza con  no homologar los acuerdos que superen el techo del 15%. 

En donde el único trabajo que crece es el precario y la pobreza lo hace a niveles escandalosos y hasta el pan, alimento básico del Pueblo, se ha convertido en un producto de lujo por el alza incontrolada de su precio.

En donde para consolidar estas políticas se impulsa una Reforma Laboral para eliminar los derechos ganados a lo largo de años de lucha y se intenta imponer reformas aparentemente inofensivas pero que  tienden a facilitar la precarización masiva de nuevos “trabajadores pobres” con contratos a tiempo parcial y de plazo determinado.

Aquellas conquistas históricas son presentadas como “privilegios insoportables” y se ataca a las organizaciones gremiales y a sus dirigentes a quienes se presenta como delincuentes, mientras encumbrados funcionarios mantienen su riqueza en paraísos fiscales y sin ponerse colorados dicen que no la traen al país por que “no le tienen confianza”.

En donde, después de haber perdido reservas en una corrida de los “mercados amigos” pagando tasas que no se pagan en ningún lugar del mundo y de haber fracasado en el intento de controlar la inflación, se recurre una vez mas al fondo Monetario Internacional para que nos auxilie y por supuesto, nos imponga las condiciones que ya imponía en 1969. 

Tres

Estas políticas también tienen su expresión en Córdoba. También aquí el único trabajo estatal que crece en la Provincia y en los municipios es el trabajo precario, expresado en Planes, Becas, Pasantías o  Monotributos, todos de absoluta informalidad, sujetos al solo arbitrio de los funcionarios políticos, en abierta contradicción con la definición del Papa Francisco quien ha calificado al trabajo precario como PECADO GRAVISIMO.

Córdoba ostenta el lamentable privilegio de haber sido la primera en modificar un Convenio Colectivo y en reglamentar el Derecho de Huelga con leyes provinciales de absoluta inconstitucionalidad. 

Frente a esta realidad que nos agrede, las Organizaciones que suscribimos este documento, decimos PRESENTE  en esta conmemoración del Cordobazo.

Nos hacemos cargo del legado de quienes lo concretaron hace 49 años y asumimos el compromiso de seguir expresando en UNIDAD, SOLIDARIDAD Y ORGANIZACIÓN  la resistencia a estas políticas y el trabajo para construir alternativas políticas para que en Democracia vuelva a reinar en nuestra Patria la Justicia Social en una sociedad  JUSTA, FRATERNA Y SOLIDARIA.

(Fuente: La Nueva Mañana)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *