lunes , 9 de diciembre, 2019

Gelblung confesó participación de periodistas en torturas

En la FM 102.3, dialogaron con Claudia Acuña -periodista de la Revista MU-, quien entrevistó a Samuel “Chiche” Gelblung. En esta nota se revela cómo los periodistas eran invitados a sesiones de tortura.
“Estamos en una etapa donde el periodismo debe revisar el rol que tuvo en la dictadura, de qué lado estás. Si estás del lado del poder o del lado de la sociedad defendiendo los valores de igualdad y libertad”, inició, de este modo, la conversación Claudia Acuña refiriéndose a la nota “Hacer Memoria” publicada en la última edición de la revista MU -realizada por la cooperativa La Vaca-.
“Hay una parte del periodismo que no quiere dar esta discusión, se refugian en los privilegios y no quieren dar explicaciones”, sostuvo. Acuña se desempeñó también en la revista Viva de Clarín, la edición dominical de Página 12, 3 Puntos y una revista femenina del Grupo Abril en Brasil, entre otros.
“Yo trabajé con Chiche en época de la dictadura, en la editorial Perfil, no en Atlántida. Era mi jefe directo mientras era delegada gremial. Tuve una relación profesional tensa pero respetuosa”, precisó.
La periodista mencionó que tuvo tres encuentros con Gelblung. “Él (Samuel Gelblung) dice que en la época en que trabajaba en Perfil tomó conocimiento que había periodistas que participaron de las sesiones de tortura en la ESMA”, dijo Acuña.
“Esto, además, está corroborado porque cuando busqué en archivos, encontré que había un periodista, que está radicado en España, y efectivamente era el que los llevaba a la ESMA”, agregó. Se trata de Héctor Sayago, quien en una entrevista al diario español El País confesó: “No voy a negar que estuve en la ESMA, como otros periodistas. No vi a nadie ni torturado ni engrillado. No era un campo de concentración, era una institución militar abierta con gente que se recuperaba tranquilamente”.
En este sentido, Acuña reiteró -entrevistada por Víctor Pintos y Gonzalo Puig- que “está chequeado, inclusive sobrevivientes de la ESMA los reconocieron”. La comunicadora social se refiere a Silvina Labayrú, que en su declaración de octubre de 2011, en la causa que investiga el plan sistemático de robo de bebés, aseguró que mientras estuvo secuestrada reconoció entre los asistentes a dos periodistas que trabajaban en Editorial Atlántida.
“Tienen la obligación social, en cuanto a su profesión, y personal en cuanto a las personas afectadas, de dar explicaciones cada uno de los que estuvo ahí”, concluyó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *