sábado , 19 de octubre, 2019

Gays: ¿Quién soy yo para juzgarlos?

El Papa Francisco ha roto de algún modo uno de los grandes tabúes de la Iglesia Católica este lunes durante una conversación con los periodistas que viajaban con él de regreso a Roma tras su visita a Brasil. «Si una persona es gay, busca a Dios y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?», dijo al ser preguntado sobre su postura con respecto a la homosexualidad. «El catecismo de la Iglesia Católica lo explica muy bien. Dice que no deberían ser marginados por ello, sino que deberían ser integrados en la sociedad», añadió.
«El problema no es tener esta orientación. Debemos ser hermanos. El problema es hacer lobby con esta orientación, o los lobbies de gente codiciosa, los lobbies políticos, los lobbies masones, tantos lobbies… Éste es el peor problema», continuó. De este modo, contestaba a la supuesta existencia de lo que se ha denominado como lobby gay dentro del Vaticano y que forma parte de las oscuras historias reveladas en los Vatileaks. Historias que están en el origen de la dimisión de Benedicto XVI.
Sin embargo, Francisco aseguró que él no tiene constancia de la existencia de un grupo de presión de homosexuales dentro de la Iglesia. «Se han escrito muchas cosas sobre este tema. Yo no he visto aún a nadie en el Vaticano cuyo carnet de identidad diga que es gay», aseguró con tono irónico.
El Pontífice tampoco obvió las preguntas sobre el papel de la mujer en la Iglesia, aunque sobre este tema no cambió la postura oficial dictada por Juan Pablo II. «La Iglesia ya se expresó y dijo no. Esa puerta está cerrada. No podemos limitar el papel de las mujeres en la Iglesia a ser monaguillas, a la presidencia de una fundación… tienen que tener más protagonismo…», dijo. Aunque sobre la posibilidad de la ordenación de mujeres obispo, reiteró, «la Iglesia dijo no. El Papa Juan Pablo II también lo dijo así que este tema está muy definido. La puerta está cerrada». Según Francisco, «la Iglesia enseña que una mujer no puede ser ordenada porque Jesús decidió conscientemente que sus apóstoles fueran sólo hombres».
El Papa también se refirió a la reforma de la Curia romana y aseguró que no notó «resistencia» dentro del Vaticano a la reforma, pero que lo esencial es «la transparencia y la honradez».
Banco Vaticano y canonización de Papas
Sobre la reforma del Instituto para las Obras de la Religión (IOR) conocido como el Banco del Vaticano, envuelto desde hace años en escándalos de supuesto blanqueo de dinero proveniente del tráfico de armas y droga, y a la comisión que ha creado para que estudie qué hacer con el llamado «Banco de Dios». «Yo no sé cómo acabará el IOR. Algunos dicen que tal vez sea mejor (convertirlo) en un banco, otros que un fondo de ayudas y otros que hay que cerrarlo. Yo no lo sé, me fío del trabajo de las personas que están trabajando en esto», dijo.
El Santo Padre habló también de la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II, que no será el 8 de diciembre próximo, como se pensó en un principio, debido a que el frío dificulta el viaje de fieles polacos a Roma. Agregó que las fechas que se barajan actualmente son el 24 de noviembre próximo, festividad de Cristo Rey, o el 27 de abril de 2014, festividad de la Divina Misericordia.

(Télam/Público)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *