jueves , 19 de septiembre, 2019

Fumata negra en la elección del Papa

El humo salió ayer a las 19.42 (las 15.42 en Argentina) de la chimenea de la Capilla Sixtina, ante cientos de fieles congregados bajo la lluvia en la plaza San Pedro. El cónclave vuelve a reunirse hoy.

Un humo negro salió ayer de la chimenea de la Capilla Sixtina, señal de que los cardenales reunidos en el templo no lograron elegir a un nuevo Papa en su primera votación.

El humo salió a las 19.42 (las 15.42 en Argentina) de la chimenea de la Capilla, ante la vista de cientos de fieles congregados bajo la lluvia en la plaza San Pedro para asistir a la elección del sucesor de Benedicto XVI.

Las deliberaciones seguirán hoy, con dos votaciones por la mañana y, de ser necesario, dos por la tarde.

Pasadas las 16.30 (12.30 hora argentina), los 115 cardenales que participan de la elección ingresaron a la Capilla Sixtina, donde serán las secretas votaciones para elegir al Santo Padre.

A las 16.15, los purpurados se reunieron en la Capilla Paulina para una oración inicial, tras la cual el decano del cónclave, el cardenal italiano Giovanni Battista Re, les recordó en latín que están allí para elegir al Sumo Pontífice.

Vestidos con sus paramentos rojos y el birrete cardenalicio, llegaron a la Capilla Sixtina, entonando la letanía de los santos y un himno de invocación al Espíritu Santo.

Con la misa “Pro Eligendo Pontifice”, comenzó el proceso para elegir al 266 Papa de la historia, una elección que se anticipa reñida y llena de suspenso.

Sin favorito claro y con divisiones entre los purpurados, el cónclave llega marcado por la renuncia de Benedicto XVI, la primera de un pontífice en 600 años, y por el escándalo de filtración a la prensa de documentos papales conocido como Vatileaks, que el año pasado reveló internas y aparente corrupción en la Santa Sede.

Reunidos en el Vaticano desde hace una semana para preparar el cónclave, los cardenales mantuvieron ayer el último encuentro previo y abordaron el tema del funcionamiento de la banca vaticana, que quedó salpicado de sospechas de desmanejo cuando la prensa italiana publicó los documentos robados a Benedicto XVI.

Así lo dijo el vocero de la Santa Sede, Federico Lombardi, en una rueda de prensa celebrada tras concluir la décima y definitiva reunión general, a la que asistieron los 115 cardenales electores y los purpurados mayores de 80 años, antes de que se inicie mañana el rito de la elección del sucesor de Benedicto XVI.

Si bien reconoció que se “habló de los temas económicos, que son importantes” de cara a los desafíos de la Iglesia, también insistió en que la preocupación central de los cardenales es la elección del Sumo Pontífice, por lo que abordaron el perfil y las cualidades que debía tener el próximo Papa.

Aunque no es obligatorio votar en el primer día del cónclave, el Vaticano distribuyó un esquema en el que se prevé, en horas de la tarde, una primera votación y su correspondiente “fumata”, es decir el humo que anuncia si se eligió papa -que en este caso es blanco- o si todavía no -que es el caso de la “fumata negra”.

Lombardi dijo que, como es habitual, no se espera que los cardenales elijan papa en esta “posible” votación inicial, por lo que lo más probable será que haya “fumata negra”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *