domingo , 25 de agosto, 2019

“Fue terrible, pero era una orden de Hitler”

A una semana de su muerte, el criminal nazi Erich Priebke sigue en las portadas mundiales. Esta vez, en un intento por lavar su imagen, el abogado de la familia, Paolo Giachini, dio a conocer una entrevista inédita.

“El atentado fue organizado para conseguir una represalia por nuestra parte que a su vez desatara una revolución entre los vecinos de Roma, algo que no sucedió”, intentó así justificar Priebke la masacre en las Fosas Ardeatinas, donde fueron asesinados 335 italianos durante la Segunda Guerra Mundial.

En el video, el ex capitán de las SS dice que de haberse negado, hubiese sido también ejecutado. A sus declaraciones, su abogado agregó que -en privado- recibió a los familiares de algunas víctimas, que le dieron su perdón.

Tras la guerra, el nazi escapó a la Argentina y se radicó en San Carlos de Bariloche, al sur del país. Allí vivió más de 40 años hasta que fue descubierto y enviado a Italia en 1994. Por muchos años -desde su fuga desde Europa hasta su deportación a Italia para ser enjuiciado-, vivió como un ciudadano más en Bariloche, hasta que un periodista de una cadena de TV norteamericana lo entrevistó por la calle. Priebke reconoció entonces que había participado, por respeto de la “obediencia debida”, en la masacre de Roma.

Desde su fallecimiento, se ha desatado una batalla legal internacional, ya que ninguno de los países donde vivió quiere recibir sus restos. El primero en negarse fue la Argentina, donde descansa su esposa. Mientras, Roma y Berlín intentan llegar a un acuerdo sobre su sepultura.

Los medios italianos aseguran que podría ser cremado en Italia. Por el momento, no se ha logrado encontrar a una solución sobre el destino del cadáver. “¿Dónde pongo el cadáver del nazi?”, tituló provocadoramente en su primera página el diario turinés La Stampa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *