domingo , 18 de agosto, 2019

Francisco suma adhesiones en la vigilia por la paz mundial

Más de 70 embajadores acreditados ante la Santa Sede acudieron el jueves 5 por la mañana a la convocatoria del “canciller” vaticano, monseñor Dominique Mamberti, secretario para las Relaciones con los Estados. La reunión fue organizada para reiterar al mundo la posición del Vaticano respecto de la crisis siria y dar detalles sobre la “Jornada de ayuno y oración por la paz en Siria, en Medio Oriente y en el mundo”, que el Papa convocó para el próximo sábado, 7 de septiembre.

En palabras del director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, la idea era “insistir sobre la importancia de hacer cesar la violencia como primer paso, para poder instaurar después un verdadero diálogo y una solución negociada”, con la idea de buscar “la reconciliación de todo el pueblo sirio, la conservación de la unidad del país, evitando la constitución de zonas diversas”, es decir, la fragmentación a manos de los diversos sectores en pugna.

En la reunión también se hizo referencia a la necesidad de proteger “a las minorías, incluidos los cristianos”. Monseñor Mamberti subrayó además “la importancia que el Papa atribuye al momento específico de oración, al momento espiritual: la jornada del sábado es el corazón de este compromiso que el Papa propone por la paz a través de la oración y el ayuno, no se debe olvidar esta dimensión”.

El ayuno tiene un sentido religioso, pero también es un tradicional modo de protesta laico. Y precisamente la voluntad del Papa ha sido convocar no sólo a los católicos, sino a los cristianos de otros ritos, a los no cristianos y también a los no creyentes.

La Secretaría de Estado vaticana ya ha contactado a las Conferencias Episcopales del mundo para informarlas de la iniciativa y darles indicaciones, ya que la jornada convocada por el Papa en Roma tendrá su réplica en todas las diócesis a lo largo y ancho del planeta.

Por caso, en París, la vigilia de ayuno y oración tendrá lugar en la emblemática Basílica del Sagrado Corazón en la colina de Montmartre. También habrá veladas en casi todas las grandes ciudades de Francia, como Marsella, Lille, Amiens o Metz. Algo análogo sucederá en Italia, lógicamente. Allí, el pueblito de Vedelago, en el Véneto, anunció una forma original de adhesión: apagará todas sus luces y se iluminará sólo con velas en la noche del sábado.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *