martes , 10 de diciembre, 2019

Francisco prepara una visita a Piamonte

Francisco no para. Después de viajar el domingo a la isla de Cerdeña para venerar a la Virgen de Bonaria, que le dio el nombre a Buenos Aires, y a respaldar a quienes perdieron su trabajo, ahora se prepara para realizar en breve una visita al Piamonte, la tierra de sus ancestros. Aunque no hay fecha confirmada, se especula con un viaje relámpago el sábado próximo.

Luego de recibir en audiencia a monseñor Francesco Guido Ravinale, obispo de Asti, ciudad del noroeste de Italia de cuya provincia era oriundo Mario Bergoglio, papá del Pontífice, trascendió que éste aceptó una invitación para hacer una visita a su familia.

“Francisco estaba muy contento de recibirnos y recibió con placer nuestra invitación”, reveló a la agencia ANSA Mariangela Cotto, consejera comunal de Asti, que fue parte de la delegación que fue recibida ayer en el Vaticano.

El papá del Pontífice nació en las colinas de Portocomaro Stazione, un pequeño pueblo en la provincia de Asti. Y junto con su familia emigró a la Argentina en 1929 para hacerse la América, aunque luego, tal como recordó anteayer el Papa durante su viaje pastoral a Cerdeña, debido a la crisis del 30 lo perdieron todo.

En la delegación de Asti recibida ayer por el Papa también estaba el alcalde de la ciudad, Fabrizio Brignolo, que le mostró a Francisco documentos históricos relativos a la presencia de la familia Bergoglio en la ciudad. Entre ellos, un boletín de su padre, Mario, que antes de emigrar a la Argentina, en 1926, obtuvo un diploma de contador en un instituto técnico de Asti.

La última vez que el ex arzobispo primado estuvo en Piamonte fue en 2005, cuando viajó a visitar a sus parientes en ocasión del cónclave para elegir al sucesor del papa Juan Pablo II, cuando resultó el segundo más votado después del alemán Joseph Ratzinger.

Esa vez, que no fue la única, no pudo reunirse con sus primos, tal como reveló Delmo Bergoglio, un primo, pero se llevó una bolsita con la tierra de sus ancestros, que es la misma del “grignolino”, el famoso vino de la zona de Asti.

Desde que fue elegido pontífice, el 13 de marzo pasado, más de una vez el Papa públicamente habló de su origen italiano y de la admiración por su familia inmigrante, especialmente su abuela Rosa, madre de Mario Bergoglio, su padre.

Incluso en la histórica entrevista que le concedió al padre jesuita Antonio Spadaro, director de la prestigiosa revista La Civiltà Cattolica, difundida el jueves pasado, Francisco se refirió a su familia, al hablar de la “santidad de la paciencia”.

“Ésta es la santidad de la Iglesia militante de la que habla San Ignacio. Ésta era la santidad de mis padres: de mi padre, de mi madre, de mi abuela Rosa, que me ha hecho tan bien. En el breviario llevo el testamento de mi abuela Rosa, y lo leo a menudo: porque para mí es como una oración. Es una santa que sufrió mucho, incluso moralmente, y siguió valerosamente siempre hacia adelante”, dijo el Papa.

(Fuente: La Nación)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *