miércoles , 16 de octubre, 2019

Francisco: “Pido permiso para entrar y pasar esta semana junto a ustedes”

En el palacio Guanabara, el Papa argentino pronunció en portugués su discurso inaugural. “He aprendido que, para tener acceso al pueblo brasileño, hay que entrar por el portal de su inmenso corazón, permítanme, pues, que llame suavemente a esa puerta”, dijo frente a las máximas autoridades brasileñas.
Francisco, que llegó a Brasil para presidir la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), aseguró que los jóvenes son un “ventanal” al futuro, por lo que impone grandes retos. “Nuestra generación se mostrará a la altura de la promesa que hay en cada joven cuando sepa ofrecerle espacio, tutelar las condiciones materiales y espirituales para su pleno desarrollo”, subrayó.
El pontífice reclamó a las autoridades dar a la juventud “una base sólida sobre la que pueda construir su vida, garantizarle seguridad y educación para que llegue a ser lo que puede ser”. Y lanzó: “No tengo oro ni plata, pero les traigo lo más precioso que tengo: Jesucristo”.
Los jóvenes “quieren encontrar un refugio en su abrazo, justo cerca de su corazón, volver a escuchar su llamada clara y potente: ‘Vayan y hagan discípulos a todas las naciones'”, afirmó el primer papa latinoamericano en el país con más católicos del planeta.
A su vez, dejó en claro que si bien el motivo de su viaje son los jóvenes, “un pueblo no tiene futuro si no va adelante con los dos extremos: con los jóvenes porque tienen la fuerza y con los ancianos porque tienen la sabiduría de la vida”.
Antes, Dilma Rousseff le había dado la bienvenida al Papa destacando que estamos “ante el primer Pontífice latinoamericano de la historia” con el que “comparten muchos valores, como el de la Justicia Social”.
La mandataria, dijo que estaba “muy honrada” por la visita de Francisco y le propuso al sucesor de Pedro una “alianza” para combatir las desigualdades.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *