miércoles , 16 de octubre, 2019

Fondos buitres ofrecieron apoyo económico a caceroleros

Los organizadores de las marchas contra el nacional reconocieron que se reunieron en Brasil con el principal grupo de lobby de los acreedores que no aceptaron el canje de deuda en 2005, pero aclararon que no cerraron ninguna negociación.

Dos días antes de la manifestación del 16 de abril en Plaza de Mayo, Yamil Santoro, Maximiliano Mai y Lucho Bugallo viajaron a Brasil como los referentes más importantes en las redes sociales de los grupos contrarios al Gobierno nacional para reunirse con los una organización estadounidense relacionada con los fondos buitre, la cual le ofreció su apoyo económico.

Santoro explicó que el acercamiento fue con la ATFA (American Task Force Argentina, que quiere decir “Grupo de Tareas Estadounidense para Argentina”) un organismo que reclama una “justa y equitativa” reestructuración de la deuda con aquellos que no aceptaron el canje de deuda que llevó adelante el ex presidente Néstor Kirchner.

Entre los miembros y auspiciantes de la ATFA está Elliott Associates, uno de los fondos de Paul Singer y autor de la demanda ante el juez Thomas Griesa en Nueva York.

Si bien todavía se aguarda un fallo de la Corte de Apelaciones de Estados Unidos que se expida en este sentido, la demanda provocó el embargo de la Fragata Libertad en Ghana.

En declaraciones al diario Perfil, si bien los tres caceroleros reconocieron el encuentro, Bugallo y Mai negaron estar al tanto de los vínculos que proponían los negociadores norteamericanos.

Yo no soy traidor a la Patria, así que no aceptaría financiamiento de fondos buitre”, afirmó Mai, autor de las banderas anti-K en el regreso de la fragata y en el balcón de la Casa Rosada.

Por su parte, Bugallo y Santoro afirmaron no ser los únicos en la agenda de reuniones de los representantes estadounidenses, sino que habrían habido más encuentros con más ciberactivistas latinoamericanos.

Los tres aseguraron que las negociaciones no prosperaron porque les parecían “poco confiables, no nos cerraba a ninguno”, manifestaron. Santoro, que es precandidato a legislador porteño en el partido de Patricia Bullrich (Unión Por Todos) dijo que “tomar un café me tomo hasta con Cristina, de ahí a arreglar hay una gran diferencia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *