martes , 20 de agosto, 2019

Finalmente, se estrena “Relatos salvajes”

Este jueves llegará a los cines el film de Damián Szifrón, el cual iba a presentarse la semana pasada pero se postergó el estreno por conflictos gremiales.

La película “Relatos salvajes”, dirigida por el director argentino Damián Szifrón, finalmente se estrenará el jueves 21 de agosto en todos los cines del país, según informaron Warner Bros. Pictures y Kramer & Sigman Films.

El film, protagonizado por figuras como Ricardo Darín, Leonardo Sbaraglia y Darío Grandinetti, debía haberse estrenado el 14 de agosto, pero el lanzamiento fue pospuesto por problemas gremiales.

En seis historias breves, Ricardo Darín, Oscar Martínez, Leonardo Sbaraglia, Rita Cortese, Érica Rivas y Julieta Zylberberg interpretan a seres de distinta condición social que son expuestos a diversos modos de violencia social en un grado tan alto que su forma de ver y pensar el mundo, sus creencias éticas, se derrumban y pierden sentido.

Uno de los puntos fuertes del filme es su capacidad de generar una revolución interior en los espectadores, al ponerlos -al igual que hace con sus personajes- en una situación límite frente a la cual no saben qué posición tomar, ya que los perturba y les produce profundas dudas acerca de su cosmovisión y moral.

La invitación que le hago al espectador es abandonarse a esa perdida de los estribos e ir más allá, aventurarse hacia el deseo y el impulso más primitivo”, afirmó Szifrón, quien viene de competir por la Palma de Oro en el último Festival de Cannes, y que también se preguntó: “¿Qué pasaría en la realidad si alguien rompiera esos límites?”

En una entrevista con Télam, el director aseguró que “uno se reprime como ciudadano muchas veces por día. Estamos midiendo las consecuencias de cada uno de nuestros actos, calculando sus consecuencias. La vida de la gente en sociedad no es en libertad, sino muy controlada, y por eso está la fantasía de perder el control y responder a las cosas que nos ocurren”.

Ese carácter subversivo de “Relatos salvajes” se manifiesta especialmente en el episodio protagonizado por Darín, quien encarna a un ingeniero especialista en explosivos que, cansado del abuso impune al que se ve sometido por los agentes municipales que se llevan su auto con cualquier excusa y luego le cobran multas imposibles, decide tomar Justicia por mano propia.

En ese sentido, Szifrón aclaró: “Cuando escribía la película no me cuestioné mucho la polémica que podría generar sobre la violencia por mano propia. No tuve tiempo de cuestionarme eso, pero desde ya la película no tiene ninguna intención de ser una apología de la violencia por mano propia”.

Después de recibir una insólita denuncia por incitación a la violencia a causa de sus dichos en un programa de televisión, Szifrón sostuvo que, a su criterio, “la desigualdad es inherente al sistema que rige la vida de las personas en el mundo. Es estructural y necesaria, no casual. Y la delincuencia financiera y gubernamental contribuye a aumentarla. Por eso, la inseguridad es fruto de esa desigualdad”.

“En la vida, frente a las injusticias, uno le tiene miedo a lo que le puede pasar si empezara a obrar del modo en que realmente piensa que debería hacerlo. Esta sociedad que tenemos hoy nos distorsiona tanto como seres humanos que uno se arma un personaje para poder lidiar con la realidad. Requiere mucho coraje poder ser uno mismo y ser tal cual querés ser”, advirtió.

“Estos cuentos cinematográficos los escribí de manera catártica y muy automática, y ahora me doy cuenta de que de algún lugar personal salen y reflejan algo profundo. Recuerdo que hace muchos años tuve una serie de episodios de estar al límite y perder el control, lo cual puede haberme influido”.

“En aquellas ocasiones me conecté con el placer de defenderme. Cosa que uno generalmente no hace. Reprimirse tiene un costo altísimo, conlleva un sacrificio psicológico tremendo y puede traer consecuencias graves”, agregó el cineasta, que sin embargo aclaró que actualmente, frente a las mismas circunstancias, no volvería a actuar de la misma manera.

“Alguna vez la grúa me llevó el auto o presencié tensiones en un casamiento. Este tipo de imágenes están en mi memoria, pero la verdad que la película está más dominada por la fantasía y la imaginación que por la realidad. Todo el proceso estuvo dominado por el placer y la libertad. Y el juego era no tener límites a la ahora de imaginar”, añadió Szifrón.

(Fuente: Telam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *