miércoles , 26 de junio, 2019
Lula

Filtran conversaciones que demuestran que el ex juez Moro direccionó la causa contra Lula

El sitio The Intercept Brasil difundió fragmentos de conversaciones en las que el actual ministro de Justicia de Bolsonaro indica a la fiscalía como llevar adelante la investigación por el Lava Jato, caso por el que fue condenado el ex mandatario y que le impidió postularse a las elecciones.

El sitio The Intercept Brasil, dirigido por el periodista estadounidense Glenn Greenwald, difundió conversaciones entre un fiscal brasileño y el juez y actual ministro de Justicia, Sergio Moro, las cuales demuestran que existió un complot contra el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

El portal publicó fragmentos de diálogos entre el fiscal Deltan Dallagnol y Moro, quien en 2017 condenó a Lula a nueve años y seis meses de prisión por recibir un departamento en una playa de Sao Paulo a cambio de favores políticos a la constructora OAS.

Según The Intercept, el archivo revela “múltiples ejemplos de abuso politizado de los poderes de la fiscalía por parte de quienes lideraron la exhaustiva investigación de corrupción de la Operación Lava Jato desde 2014”.

Asimismo, la publicación acusa a fiscales del grupo que investigaba el Lava Jato en Curitiba, liderado por Dallagnol, de haber impedido la condreción de una entrevista que Lula había concedido al diario Folha de Sao Paulo porque podría beneficiar al Partido de los Trabajadores (PT) en las elecciones del pasado octubre.

Tras la publicación de la nota, el Ministerio Público de Curitiba (MPF) emitió un comunicado en el que asegura que los procuradores están “tranquilos” en cuanto a la legitimidad de la actuación, y sólo expresaron su “preocupación con la seguridad personal y con la fiscalización y manipulación del significado de los mensajes”.

En tanto, la defensa del ex mandatario afirmó que “nadie puede tener dudas de que los procesos contra el ex presidente Lula están corrompidos, por lo que hay de más grave en términos de violación a las garantías fundamentales y a la negativa de los derechos”.

Cabe recordar que Lula está detenido desde el 7 de abril de 2018 en la Superintendencia de la Policía Federal, en Curitiba, acusado de haber recibido como soborno de una empresa un departamento en el balneario Guarujá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *