lunes , 23 de septiembre, 2019

Excarcelan a Pablo Schoklender y a Alejandro Gotkin

Lo decidió la Sala I de la Cámara Federal. El menor de los hermanos y el presidente de Meldorek están detenidos en Ezeiza desde el 15 de mayo. El juez Norberto Oyarbide debe fijar ahora una caución.
La Cámara Federal decidió excarcelar a Pablo Schoklender y Alejandro Gotkin, presidente de Meldorek, en el marco de la causa en la que están acusados de liderar una asociación ilícita destinada a desviar fondos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo. En cambio, no se expidió sobre la situación de Sergio Schoklender, que seguirá detenido en la cárcel de Ezeiza.
Los jueces Eduardo Freiler y Eduardo Farah coincidieron en que los dos imputados no pueden entorpecer el avance de la causa, como sostuvo Oyarbide, y que no está probada su participación en el supuesto robo de documentación de la Fundación, cuando estalló el escándalo, a fines de mayo del año pasado.
Además, destacaron que ya transcurrió más de un año desde que comenzó la causa y que durante “ese período se llevaron a cabo innumerables medidas de prueba”.
El menor de los Schoklender y el contador Gotkin serán liberados en las próximas horas luego de que el juez Norberto Oyarbide fije una caución real. Ambos están detenidos en el módulo 5 de Ezeiza desde el15 de mayo.
En otra resolución, los jueces de la Sala I (Jorge Ballestero está de licencia), confirmaron el rechazo a un planteo de nulidad presentado por Sergio Schoklender, pero no se expidieron sobre el planteo que hizo su defensora oficial respecto a la excarcelación.
Cuando declaró ante Oyarbide, Pablo Schoklender le apuntó a la responsabilidad de Hebe de Bonafini. Luego pidió ampliar su declaración pero no se presentó por problemas de salud: entregó un escrito con la misma línea argumental. Denunció que la titular de Madres gestionó, a mediados de 2008, la apertura de dos cuentas bancarias ante autoridades del Banco Central. Y se desligó de su hermano Sergio.
El contador Alejandro Gotkin, imputado como organizador de la asociación ilícita, declaró dos veces ante Oyarbide. En ambos casos, intentó mantenerse al margen de la toma de decisiones en la Fundación y en Meldorek. Se declaró como un simple empleado, al que ni siquiera le pagaban un sueldo. Además, denunció que Sergio Schoklender tenía previsto cederle un porcentaje de las acciones de la constructora al vicepresidente Amado Boudou, uno de los funcionarios que había intervenido en la aprobación de un crédito del Bicentenario para la construcción de casas móviles. El ex apoderado lo desmintió luego desde la cárcel.
En esta causa judicial, que ya acumula más de 30 mil fojas, 60 allanamientos y más de setenta imputados, se investiga el presunto desvío de $280 millones de unos 750 millones que la Fundación recibió del Ministerio de Planificación Federal para la construcción de viviendas sociales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *